Publicidad

"Stewart es parte de todo ésto"

Anicet Lavodrama, el gran rival del pivot del Gran Canaria recientemente fallecido, valora con un emocionado recuerdo la figura de su amigo. "Enseñó mucho; no fue un mercenario y sintió que esta era su tierra"

  • GENTE CON DUENDE
  • 16/02/2018 - 08:23
Anicet Lavodrama, en su puesto acreditado de la Copa del Rey de 2018, en el Gran Canaria Arena (C. Torres)

Manuel Borrego

De aquellas batallas iniciales del Gran Canaria en el baloncesto de élite se hicieron célebres el 'uno a uno' entre dos de las figuras de la liga, como fueron Gregg Stewart (fallecido el pasado 19 de enero) y Anicet Lavodrama, militante en Clesa Ferrol, Valladolid y Joventud de Badalona.

Del cuello del pivot centroafricano colgaba este jueves una acreditación para la fase final de la Copa del Rey en Gran Canaria, una tierra que ya es amiga suya, una parte de su vida. Lamentó la pérdida de ese adversario y también amigo que hizo mucho por el baloncesto en la isla y del que comprende que "Gregg Stweart es parte de todo ésto", afirmaba a Tintaamarilla mirando el escenario magnífico del Gran Canaria Arena.

"Nos tocó mucho la noticia de su enfermedad y de su muerte", reconoce Lavodrama. Gregg señalaba en tiempos de jugador a Anicet como uno de sus grandes rivales, buscándose ambos en el parqué cada vez que sus respectivos equipos se cruzaban. "Para mí, además de jugador, fue todo nobleza, mucho compromiso con el deporte y con el club. Fue un gran profesional. Los extranjeros deportistas que llegamos a España hicimos carrera adaptándonos al estilo de vida de aquí. Gregg era de ésos. Cuando hablaba con él sentía mucho el país. Para mí fue un honor medirme a un jugador como la copa de un pino".

Lavodrama sonríe cuando mentalmente se imagina otra vez colocándose en la zona con Stewart para ganar la mejor posición. "(Ja,ja,ja). Creo que Gregg ganaba el sitio porque era mucho más habilidoso que yo. A mí me destacaban por la velocidad y explosividad. Pero él era sabio en la pista. Sabía aguantar el contacto y utilizaba extraordinariamente su físico. El se preparaba siempre para contrarrestar las virtudes de los distintos rivales, como pudo ser mi caso".

Añade. "Me decía un entrenador que siempre hay que tener un jugador con un buen culo ... para ganar el espacio". Porque la batalla bajo los tableros antes decidían más partidos quizá. "Y Gregg era muy técnico. Lo vamos a recordar con su habilidad y por sus conceptos perfectos del juego. Eso le hacía que tácticamente fuera siempre el jugador ideal para que su equipo realizara lo que necesitaba hacer en cada momento. Era un jugador muy completo".

"Para mí", admite Lavodrama en el recordatorio a la figura recientemente fallecida, "en el Gran Canaria fue donde yo le vi jugar a su mejor nivel. Tuvieron la suerte de disfrutar de ese jugador tan notable".

No somos mercenarios

"La gente no llega realmente a comprender todos los valores que Stewart dejó en la isla. Para nosotros, los deportistas que venimos de otro país, dejamos a nuestras familias lejos. Llegamos aquí para integrarnos. Es el caso de Gregg. La gente podía verle en Las Palmas -la ciudad- jugando por las calles, en el parque con los amigos. Esa es la parte cultural suya en su formación (Nueva York), Él lo hacía porque Gran Canaria era su casa. Stewart le dio mucho al baloncesto, enseñaba lo que sabía. Para el baloncesto y el uniforme que lucía como jugador lo significaba todo".

Su empatía personal con Gregg va más allá. "No nos sentimos mercenarios. Llegamos aquí con nuestras maletas y nos sentimos también parte de ésto", concluye en su emotiva exposición.

  • Publicidad