Publicidad
  • Publicidad

EUROCUP

Despedida con tristeza y cabreo

El Gran Canaria cae 59-80 en el segundo partido de la eliminatoria con el Lokomotiv en un partido marcado por la superioridad rusa y las polémicas decisiones arbitrales

  • CBGC CRóNICAS
  • 09/03/2018 - 21:02
El lamento de Eulis Báez tras la comisión de una falta en ataque, durante el partido de este viernes frente al Lokomotiv Kuban (C. Torres)

Juan Pedro Borrego

El Gran CanariaEl Gran Canaria dice adiós al curso europeo con una triste derrota como local ante el Lokomotiv Kuban (59-80). La superioridad rusa acompañada una discutida actuación arbitral deshicieron cualquier expectativa de los de Luis Casimirio, que no acabó el partido en el banquillo por doble técnica, por forzar el tercer partido en Krasnodar. Kulagin fue la pieza más incrontrolada del cuadro visitante sobre todo en el tiro exterior, donde precisamente los locales sufrieron la peor marca de la temporada en la competición internacional con sólo dos aciertos de 23 intentos desde más allá del arco de tres puntos.

A diferencia del encuentro de Krasnodar, el Gran Canaria no salió esta vez enganchado. En realidad le costó entrar en el partido pese a que su oponente tampoco hilaba con delicadeza. Los amarillos tardaron casi cinco minutos en convertir su primera canasta en juego (tras rebote ofensivo de Balvin). Sus ataques no eran claros, con una defensa rusa que ensuciaba el último momento o la ejecución del tiro era imprecisa. Pérdidas, rebotes perdidos, errores técnicos de control o pase, ... Un panorama desconcertante ofreció el amanecer del encuentro, donde sin embargo se anunciaba gran batalla.

Aún así, a base de pundonor y de rotaciones en la búsqueda de mejoras ofensivas, el equipo de Luis Casimiro se fue metiendo poco a poco en el argumento que podría interesarle más a Lokomotiv: partido apretado en el marcador y mucho desgaste físico bajo tableros.

El Gran Canaria llegó a disponer de tres puntos de renta en esta etapa (12-9), con buenas iniciativas entonces del capitán Báez. Pero siguieron sucediéndose los errores, más llamativos en jugadas bien elaboradas pero mal finalizadas. Lokomotiv tuvo la virtud de aprovechar todo lo que le brindaban, con un modelo de contacto defensivo que ya le proporcionó un importante rédito en la segunda parte del choque de ida, cuando voltearon el marcador.

Y, por si fuera poco, el arbitraje del trío polaco-germano-galo era un caos. Se convirtió en una borrachera de interrupciones, faltas y más faltas al primer contacto o al más mínimo incidente entre jugadores. En ese primer tiempo, los colegiados pitaron 32 faltas (14 y 18 respectivamente), añadiendo una técnica a Casimiro, cansado sin duda de las valoraciones judiciales que ya disgustaron en el episodio de Krasnodar.

El Lokomotiv dio unos repechones, regañadientes, pero el Gran Canaria no se alejaba en el marcador, unas veces por la racha bajo de tableros de Balvin, otras por iniciativas de Radicevic o de Seeley. Entre los repechones de ambos equipos, el partido no acababa por definirse y al descanso todo seguía con espadas en alto, aunque con un porcentaje ofensivo muy por debajo de los intereses isleños (35-37).

Tras el descanso vino lo peor para el conjunto de Casimiro. El atasco ofensivo de los amarillos fue brutal ante un Lokomotiv que se enriquecía con una mayor fluidez ofensiva y una defensa intimidadora. El parcial 0-11 de salida a favor de los rusos dejó muy tocado a un Gran Canaria que llegó a verse hasta 14 puntos por detrás en el marcador (39-53) a dos minutos para el final del tercer cuarto.

El Lokomotiv, jaleado por la gran actuación Kulagin, empezó entonces a jugar con los nervios de un Herbalife que tuvo temple para sacar tajada de la mayor lentitud de los visitantes. Con 52-61 y seis minutos por disputarse, la hazaña tomaba forma hasta que las decisiones arbitrales empezaron a tomar más atracción que las trabajadas canastas de ambos equipos. En especial, el Gran Canaria, que se vio con Casimiro expulsado de la cancha tras una segunda técnica y la exagerada cantidad de 32 faltas en su contra, acabó hundido en su propia desesperación para despedir de forma triste su temporada europea.


Alineaciones:

59 Gran Canaria (15+20+9+15): Oliver, Radicevic (5), Rabaseda (3), Aguilar (2), Balvin (12) -quinteto inicial-, Mekel (11), Brussino (3), Seeley (2), Báez (8), Pasecniks (11) y Fischer (2).

80 Locomotiv Kuban (15+22+19+24): Khovstov (3), Collins (9), Kulagin (32), Babb, Qvale (9) -inicial-, Ragland (2), Baburin, Lacey (10), Elegar (11) y Nelyubov

Árbitros: Pastusiak (Polonia), Panther (Alemania) y Difallah (Francia). Eliminaron por dos técnicas a Luis Casimiro (m. 38) y por cinco faltas a a los jugadores del Gran Canaria Ondrej Balvin, Anzejs Pasecniks y Xavier Rabaseda.

Pormenores. Partido de cuartos de final, vuelta, de la Eurocup 2018. 5239 espectadores. El Gran Canaria queda eliminado mientras el Lokomotiv Kuban accede a las semifinales.

Galería de fotos

El lamento de Eulis Báez tras la comisión de una falta en ataque, durante el partido de este viernes frente al Lokomotiv Kuban (C. Torres)