Publicidad
  • Publicidad

82-64: El Gran Canaria supera el shock de la Eurocup

Los amarillos derrotan al Obradoiro en un partido con muchos altibajos y resuelto por su mayor oficio en el último cuarto.

  • CBGC CRóNICAS
  • 11/03/2018 - 21:10
Fischer hunde el balón en el aro del Obradoiro. (ACB-Photo/M. Henríquez)

Juan Pedro Borrego

(Fotos: ACB-Photo/M. Henríquez)

El Gran Canaria supera el shock de la eliminación europea con una trabajada victoria ante el Monbus Obradoiro dentro de la liga doméstica. Los amarillos, en un partido con muchísimos altibajos y sensaciones de todo tipo, resolvieron el mismo en el último cuarto tras dejar escapar una primera ventaja de 17 puntos lograda antes del descanso.

La falta de Eriksson y el desacierto triplista amarillo del viernes le dio una pista a seguir a Moncho Fernández. Con el Obradoiro defendiendo en zona 2-3, el Gran Canaria encontraba un obstáculo del que se deshizo con facilidad con los dos aciertos exteriores de Aguilar, los pasillos que se abrieron Mekel y Balvin en la zona rival, y la master class de defensa de Rabaseda.

Antes de alcanzar los primeros siete minutos de juego, el conjunto local llevaba la decena de puntos de ventaja 16-6. Administrarla ya es un reto para los amarillos, que en otras ocasiones han dejado escapar rentas mayores. El Obra insistía en su plan inicial, pero el Herbalife sabía actuar con paciencia para encontrar en sus torres respuestas de victoria.

Hacer la goma es otro juego al que se ha mal acostumbrado el conjunto insular. El Obradoiro se aprovechó de la falta de contundencia de los amarillos y castigaba acercándose en el marcador 25-21. Pero ese acortamiento fue una motivación para volver a elongar la diferencia pese a la mayor actividad defensiva de los visitantes, que ya para entonces habían cambiado sus posiciones a un trabajo individual. Acertados en el tiro y sabiendo gestionar los errores para no caer en la desesperación, los de Casimiro pusieron la directa pese a encontrarse con un inesperado golpe de Anzejs Pasecniks en el tobillo que le impidió seguir jugando por precaución.

Con 48-31, el Gran Canaria alcanzó su mayor acomodo en el partido antes de llegar al descanso. Tras él se dio un nuevo bajón local y por consecuencia una nueva recuperación de un más intenso Obradoiro. El marcador volvía a perder la certidumbre (51-45) para desconcierto de un Casimiro que tenía que volver a refrescar, sin éxito, las ideas de sus jugadores en el tiempo muerto. Y sin éxito porque no el juego en la zona por parte del Gran Canaria era inexistente mientras el de los representantes gallegos les permitía igualar electrónico a 53.

El Gran Canaria necesitaba un mago para salir del fango y Oliver tomó la varita para rescatar a sus compañeros del enfado de la grada. El '4' contra el 'Obra'. En eso se convirtió entonces el 'choque' en el que las demás luces amarillas parecían apagarse (65-59) cuando se perdía el primer parcial de la tarde por 17-25.

Con el compromiso de no fallar en casa una vez más, el Gran Canaria, en su cuarto partido en ocho días, tiró de mayor oficio ante un Obradoiro, sin Thomas en la formación, que no solo no supo aprovechar su mayor frescura física en el tramo final, sino que se desmoronó ofensivamente ante la defensa de los amarillos, que además recuperaron el average por si fuera necesario.

 

Ficha del partido:

82 Herbalife Gran Canaria (24+24+17+17): Mekel (4), Oliver (10), Rabaseda (6), Aguilar (9), Balvin (9) -equipo inicial-, Brussino (5), Seeley (7), Báez (8), Pasecniks (6), Fischer (10) y Radicevic (8).

64 Monbus Obradoiro (16+18+25+5): Pozas (1), Simons (11), Bendzius (21), Spires (4) -equipo inicial-, Sabat (5), Radovic (4), Putovyi (6), Navarro (5) y Corbacho (3).

Árbitros: Daniel Hierrezuelo, Martín Caballero y Javier Torres.

Incidencias: Pabellón Gran Canaria Arena. 22ª jornada de la Liga Endesa.