Publicidad
Publicidad

Una escuela de basket para niños con Trastorno de Espectro Autista

  • BASKET NOTICIAS
  • 19/03/2018 - 16:32

El CB 7 Palmas inició el pasado sábado su actividad baloncestística en la escuela especializada en niños y niñas con TEA (Trastorno del Espectro Autista) en las instalaciones del colegio La Salle de la calle Antúnez, situado en la capital de Gran Canaria. El acto contó con la presencia de entrenadores de todas las categorías del club, así como las de Jordi López, presidente de la entidad, Víctor Baldo, director deportivo de la misma, y la educadora social Ivón Hernández, que son quienes están liderado este nuevo proyecto.

Además, representantes de la asociación 'Mi Hijo y Yo' compartieron con los 'Lobos' un rato agradable en el que les transmitieron que este tipo de condicionante no es motivo de exclusión y que para poder ayudar a las personas que padecen de TEA hay que hacerles partícipes de la sociedad. En ese sentido, la agrupación va a trabajar mano a mano con el CB 7 Palmas para poder potenciar, a través del baloncesto, la inclusión de todos aquellos niños o niñas que quieran participar en las actividades que realiza esta nueva escuela.

Jordi López tomó la palabra durante el acto y destacó que esta iniciativa es "un punto más en nuestro proyecto. Cuando decimos que "Nuestra huella es diferente" es por acciones como ésta. Seguimos trabajando y seguiremos en la lucha para que esta escuela crezca y podamos ayudar a todos los niños o niñas que quieran participar en ella".

Por otro lado, Víctor Baldo señaló que el objetivo a medio plazo es que los chicos y chicas que participen en la escuela puedan "encontrar a través de la mejora y del entrenamiento una herramienta con la que acercarse a la sociedad. Queremos que la escuela vaya creciendo hasta el punto de que puedan llegar a disputar alguna competición, básicamente, porque de eso se trata la integración social total y absoluta".

En esta, la primera sesión de entrenamiento de la escuela, el técnico del equipo sénior del CB 7 Palmas, Óscar Moreno, fue el encargado de dirigir a los jugadores en un primer contacto con el baloncesto en el que se incidió en aspectos referidos al tiro y a la mecánica del mismo.