Publicidad
Publicidad

La memoria del UD-R. Madrid 2

Los primeros verdugos de la bestia

La UD Las Palmas tuvo que esperar 22 temporadas para batir por primera vez en la Liga al Real Madrid: fue en 1971 con goles de Gilberto I y Germán

  • SABíAS QUE ...
  • 22/03/2018 - 12:59
Germán y Gilberto I, dos grandes amigos y compañeros, verdugos del Real Madrid en 1971 cuando se produjo la primera de las victorias amarillas en la Liga sobre el equipo merengue (NR y C. Torres)

Manuel Borrego

Tuvo que esperar 22 años la UD Las Palmas desde su fundación para conseguir, por fin, ganar al Real Madrid. La bestia blanca perdió su primer encuentro de Liga contra los amarillos el 4 de diciembre de 1971, en una noche eufórica en el Estadio Insular. Ya habían caído antes los otros grandes del fútbol español, pero a la Unión Deportiva le quedaban cuentas que resolver con el equipo que tantas amarguras había producido al entonces aún joven club grancanario.

Los goles fueron obras Gilberto I y Germán Dévora, por este orden. Aquella victoria 2-0, muy señalada en la historia del club grancanario, llegó incluso después del subcampeonato (1968) y tercer puesto (1969) en la Liga. Porque el Real Madrid estaba intacto para la UD Las Palmas, aunque sí antes lo había logrado en Copa del Generalísimo (2-0, en mayo de 1970), pero no en la competición de Primera.

Las crónicas recuerdan que el partido realizado por el equipo de Pierre Sinibaldi fue muy completo, con un tanto en cada tiempo.

Las Palmas alineó a Betancort, Martín Marrero, Tonono, Estévez, Hernández, Gilberto II, Germán, Gilberto I, Niz, León y Soto. Al descanso debió ser relevado León por Bosmediano. En el banquillo quedaron Oregui (portero), Carmelín y Federico Páez.

Por el Real Madrid lo hicieron García Remón, Touriño, Benito, Verdugo, Pirri, Amancio, Zoco, Aguilar, Grosso, Santillana y Marañón. Durante la segunda parte Grande relevó a Santillana, mientras Corral (portero), De Felipe y Fleitas acompañaron al técnico Miguel Muñoz.

El abarrotado Insular celebró esos goles a Gilberto I (minuto 27) y Germán Dévora (minuto 79). Pirri llevó el balón a las redes canarias en la primera parte, con 1-0, pero el tanto fue anulado por el colegiado vizcaíno Juan María Sáinz Elizondo. Hubo fuera de juego.

El recuerdo de los goleadores

Germán rememoraba para TintaAmarilla aquella gran noche de fútbol, en la que se demostró que el humilde equipo canario era capaz de tumbar a un rival gigante y laureado. "Tengo presente casi todos mis goles y muchos de los marcados por mis compañeros. Y tengo en mi memoria imágenes de muchísimos partidos y detalles de los mismos. De este, sin embargo, me acuerdo menos", admitía el Maestro. "Pero mi gol fue un disparo desde fuera del área. El de Gilberto se marcó en una jugada en la segunda parte. Seguro que fue un chut potente".

El 1-0 amarillo tuvo su propia anécdota. Porque en un alarde de confianza, Gilberto tuvo una explicación a sus compañeros en plena celebración. Germán lo recordaba: "Fuimos a felicitarles todos los futbolistas porque había sido un gran gol. El balón golpeó en el larguero y botó dos o tres veces arriba y abajo antes de entrar. Y este señor (Gilberto) nos dice a sus compañeros: "Bueno, no es para tanto, todos mis goles en Tenerife han sido así... Y no dejaba de tener razón".

"Esta victoria contra el Real Madrid fue especial para nosotros", habla Gilberto. "Se nos había escapado otras veces; le teníamos ganas. Siempre hicimos muy buenos partidos contra ellos y también contra los otros grandes. Nuestro fútbol era de toque, muy bueno. Aquella semana antes de la victoria la plantilla parecía una secta hablando, hablando y hablando del Madrid mañana, tarde y noche. Le teníamos que ganar sí o sí".

Eran otros tiempos y la UD tenía mucha personalidad en su juego contra los grandes rivales de la Liga. "La pelota era nuestra y el Madrid se empleaba siempre a fondo. Ellos tenían un equipo duro, sobre todo atrás cuando jugaba Benito. Una vez me dio tanta leña que en una de las entradas se montó como en un burro, me enganchó de tal manera que acabé lesionado en los dos tobillos. Tuvieron que relevarme".

Germán, además, tiene un algo especial con el Real Madird porque "ha sido el equipo que más tantos le he marcado en mi carrera profesional. Uno de ellos lo considero como uno de mis mejores goles. Fue de penalti a García Remón; marqué caminando".

Camino de cinco décadas desde aquel día, Las Palmas está de nuevo en lo mismo: una hazaña ante la bestia blanca, pero esta vez para creer con Jémez que la permanencia del modesto está al alcance.

La alineación que ganó por vez primera al Real Madrid: Betancor, Martín, Tonono, Estévez, Niz, Hernández (arriba), León, Gilberto II, Soto, Germán y Gilberto I (Norberto Rodríguez)