Publicidad
Publicidad
  • Publicidad

El estriptís defensivo es una ruina

Con el modelo actual en sólo 4 encuentros la UD ha logrado marcar el primer gol ante rivales que, como dijo Paco López, se frotan las manos con los generosos espacios abiertos hacia Chichizola

  • ENTRE BASTIDORES
  • 10/04/2018 - 07:10

Manuel Borrego

De manera involuntaria, el entrenador del Levante UD ha podido hacer un último favor a la UD Las Palmas en un intento extremo, muy complejo, de intentar salvar la categoría. Paco López habló de los espacios abiertos que generan los amarillos entre sus zagueros y Chichizola, aprovechados por su equipo incluso en inferioridad numérica. Y fue otro técnico más que subrayó ese defecto que está condenando un día sí y otro también al representativo grancanario en el tramo final de la competición. Ya había utilizado en la víspera la palabra "atrevido" para definir el estilo actual de un rival directo en la pelea por la salvación.

Las palabras de López fueron premonitorias porque en el Ciudad de Valencia su equipo, inferior en no pocas facetas del juego colectivo e individuales, acabó ganando un partido tras sacar rentas a esos espacios y atrevimiento, en exceso osado, que es habitual en esta UD Las Palmas que no logra alcanzar tierra firme.

Y es que el estriptís defensivo del equipo grancanario (hipérbole) es su ruina, de manera muy clara en las últimas jornadas cuando tanto está en juego y cuando hubo márgenes para reflexionar y rectificar errores de bulto. Aspas, Bacca, Lucas Pérez, Bale o Morales, jugadores con buenas y rápidas piernas, han encontrado despejados caminos y esos espacios muy cómodos para llegar hasta Chichizola, convertido en un auténtico bastión para la UD Las Palmas. Los puñales rivales se han encargado de desbaratar todo ese generoso esfuerzo al que está sometido el jugador amarillo, sin el premio final buscado.

Sirvan unos datos más complementarios:

En los 15 partidos de Liga de la segunda etapa de Jémez (2 victorias, 4 empates y 9 derrotas), con su vocación futbolística actual la UD Las Palmas sólo se ha puesto por delante en el marcador con el primer gol del encuentro en cuatro oportunidades:

1-0 al Eibar (Viera, penalti), para el 1-2 final a favor armero
1-0 al Málaga (Halilovic, jugada personal), para la victoria mínima local
0-1 al Celta (Erik Expósito, contragolpe), para el 2-1 en Balaídos
0-1 al Deportivo (Halilovic, robo y contragolpe), para el 1-1 final

Ese teórico sometimiento o presión arriesgada que ejerce la UD no le ha dado más que para 9 goles a favor. Y, en cambio, ha recibido 27 tantos en su portería donde el argentino Chichizola, que ha contrastado la apuesta de su fichaje, pasa a ser el meta de la Liga con mejor promedio de paradas. Pero ésta última nunca es la mejor noticia para un modesto club entre tantos tiburones.

El método empleado por el cuerpo técnico actual sin duda no ha llegado en el momento adecuado. El escenario del equipo, que se mantiene con el Deportivo como el más goleado (63) y el que presenta mayor golaverage en contra general de toda la categoría (-41), no daba para ello. La descoordinación de las piezas, la lentitud en el repliegue incluso y las excelencias de los delanteros rivales están penalizando al equipo que aún tiene siete jornadas para salvar una temporada. La confianza de un jugador desnudo en defensa se fractura por completo con estos datos.

Pero la ilusión en el fútbol no se mata ni a cañonazos. Pero se generan con resultados y aún Las Palmas, pese a todo, tiene partidos por disputar para firmar lo que sería una hazaña de dimensiones bíblicas.

El último entrenador rival lo ha visto claro. Sin embargo no siguió un consejo napoleónico, que el imperial conquistador corso trasladaba a sus generales: "Cuando el enemigo se equivoca, no le distraigas", les decía.

  • Publicidad