Publicidad
  • Publicidad

Un primer boceto de 2018-19

A expensas de conocer el guía técnico de la nueva temporada, la UD no tendrá que deshacer por completa la actual plantilla para confeccionar el equipo que pueda salir a competir por el ascenso en Segunda

  • ENTRE BASTIDORES
  • 30/04/2018 - 07:26
Simulación de una hipotética formación de la UD Las Palmas, con futbolistas con contrato en vigor la próxima temporada

Manuel Borrego

La comisión deportiva UD Las Palmas tiene abundante trabajo antes de llegar el mes de agosto de 2018: hay que reconstruir un equipo y banquillo para el asalto en la Segunda División. Pero no tendrá que romperse las vestiduras por ello, aunque un número importante de jugadores de la actual plantilla terminan ciclo el 28 de junio. Algunos podrían interesar y otros irán a nuevos destinos.

El primer hipotético boceto del once inicial, sin embargo, exprime un primer valor: el conjunto grancanario ya podría salir a competir aunque quedan asuntos importantes por resolver. Eso no ocurrió en otros descensos de Primera División a Segunda, porque la entidad quedaba condicionada por la delicada situación económica y debió rescindir contratos para poder sobrevivir. El más claro ejemplo fue el de la campaña 2001-02: Veinte jugadores de aquella plantilla no siguieron en la entidad, en muchos casos por no poder asumir contratos que quedaban ya fuera de órbita.

Pero no es el caso de la actual nómina. La UD Las Palmas tiene la facultad de decidir quién formará parte del nuevo proyecto o quién dejará de serlo exclusivamente por razones técnicas. Esa es una gran diferencia que permite al club otear el nuevo destino con otra mirada. Aunque el presidente Miguel Ángel Ramírez avanzó tres apuntes que merece tener en cuenta cuando se produzca la evolución de 2018-19:

* El club tiene intenciones de que vuelvan los cedidos

* La UD tratará de recuperar el pulso de la cantera con un filial que ha dado un paso al frente en Segunda B

* Un amplio grupo de jugadores cuentan para la entidad, aunque en algunos casos habrá que negociar.

Los cedidos

Únicamente en dos casos, la UD Las Palmas no tiene posibilidad en 2018 de decisión. Mauricio Lemos (con contrato en vigor hasta 2021 con Las Palmas) podría mantenerse en el Sassuolo. El club italiano goza de una opción de prolongar la cesión una temporada más o hacerse con su compra. Y Marko Livaja (con contrato hasta 2020) está en condiciones de ser traspasado al AEK Atenas, que se reservó esa cláusula en el contrato de cesión hasta 2018. Livaja es un ídolo para la afición helena.

Los demás a préstamo pueden tener billetes de vuelta a casa. Sergio Araujo (amarillo hasta 2020) podría volver a ser estandarte del equipo insular, como lo fue en el ascenso de 2015. Las Palmas ya ha rechazado varias ofertas por el jugador, con un precio contractual de 60 millones de euros.

Loic Remy (hasta 2019), en cambio, es un caso aparte. Su hipotético regreso estará condicionado a la salida de Paco Jémez, el hombre que le descartó del proyecto en el pasado mercado invernal. En la entidad siempre quedó la incógnita de saber qué habría aportado tan experimentado atacante en el intento de salvación. En la voluntad del francés para aceptar una apuesta de ascenso queda el resto.

Mateo García (hasta 2020) fue una apuesta de valor hace dos temporadas, sin haber dejado un gusto amargo en su paso de amarillo en 2016-17. Un valor como Borja Herrera, debutante esta temporada y cedido al Valladolid hasta el 30 de junio próximo.

Los que tienen contrato

Queda conocer la opinión del técnico que guiará a los amarillos en Segunda División sobre un grupo de jugadores cuyo vínculo laboral sigue unido a la UD Las Palmas. Algunos casos son especiales:

El portero Leandro Chichizola está sujeto a una cláusula de ampliación que debe ejercerse antes del final de la campaña. La UD Las Palmas, según comunicó en su día, tiene la facultad de extender una renovación de tres temporadas al arquero argentino. Su labor pese al descenso, al igual que la de Raúl Lizoain, está reflejada en la excelente estadística de intervenciones en uno de los equipos más goleado de las cinco grandes Ligas europeas.

David García, Macedo, Javi y Momo, al menos, cierran sus ciclos de amarillo el 30 de junio próximo con posibilidad siempre abierta de que el club pueda extender en algunos casos ofertas de renovación.

Raúl (hasta 2019), David Simón (2019), Ximo Navarro (2020), Dani Castellano (2020), Pedro Bigas (2021), Peñalba (2019), Vicente Gómez (2020), Tana (2020), Aquilani (2019) y Ezekiel (2019) están sujetos a las decisiones de la entidad. El presidente del club ha insistido en que la posibilidad de salidas con contratos en vigor pasarían por negociaciones de venta, si proceden.

Etebo, caso aparte

Una de las sensaciones de la segunda parte del campeonato es el nigeriano Peter Etebo, cedido por el Feirense. Las Palmas contacta esta semana con sus agentes para evaluar la posibilidad de que el futbolista internacional pueda prolongar su estancia en el club.

Oghenekaro Etebo ha sido todo un descubrimiento, confirmándose su faceta de hombre orquesta en el equipo: capaz de atacar, defender u organizar. Y, además, con apenas ... 22 años edad.

Los otros cedidos parecen destinados a un nuevo emplazamiento: Aguirregaray, Halilovic (la UD tiene opción de compra), Nacho Gil, Jairo, Hernán Toledo, Calleri y Emenike. Y Gálvez, constituido en un hombre importante en la época de Paco Jémez, que podría quedar en el apartado ‘veremos'.

La puerta del Anexo

Y no dejó la pasada semana el presidente del club de advertir un reconocimiento de ‘desnaturalizar' al equipo con un paso atrás de la cantera. Varios jugadores del filial ya han pasado a estar en la órbita profesional esta temporada (Erik Expósito, Benito Ramírez, Fabio, ...) y otros más que podrían hacerlo como parte del proceso natural de su formación.

Estas serían las decisiones más complejas porque los aspirantes son muchos y los puestos profesionales, refuerzos a contratar al margen, contados.

Habrá trabajo para la comisión deportiva, pero lo cierto es que mucho estará avanzado con el compromiso de los jugadores que ya conocen la entidad.

Sin acabar la temporada de un fracaso ya empieza a nacer la ilusión que está en camino.