Publicidad
  • Publicidad
  • Publicidad
  • Publicidad

El trébol de 4 hojas de Alex Suárez

El central del filial encadena dos títulos de Tercera, un ascenso y una permanencia en Segunda B (al igual que su compañero Diego Parras), además de liderar dos años el ranking de los jugadores del filial

  • ENTRE BASTIDORES
  • 15/05/2018 - 14:18
Alex Suárez, en el centro, entre Benito Ramírez y Erik Expósito (C. Torres)

B.P.

La vida deportiva del defensa central Alex Suárez (24) cambió por completo desde que llegó al Villa de Santa Brígida. Y casi a la par, la de su fiel compañero Diego Parras (22). Ambos caminan sobre el éxito en sus trayectorias deportivas con dos campeonatos de Tercera División (2016 y 2017, uno con el Villa y otro con el filial), un ascenso a Segunda B (2017) y una permanencia laboriosa hasta el último minuto (2018).

El central Suárez añade dos datos más: en las dos últimas temporadas ha sido el jugador que más minutos ha disputado con Las Palmas Atlético, completando en ambas 65 partidos y 8 goles. Alex lideró el ranking de minutos participados con el filial tanto con Manolo Márquez, como Suso Hernández y ahora Juan Manuel Rodríguez. "A los tres le doy un agradecimiento sincero por lo que han confiado en mí".

Pero no se queda atrás la siguiente nota en su hoja de servicios, participando con los profesionales a las órdenes de Paco Jémez en los entrenamientos del último trimestre de la UD Las Palmas. "Ese es mi gran sueño: jugar en el primer equipo. Ojalá todo salga bien. Lo deseo todos los días", admite. "Mi tío (Alexis Suárez) siempre está en la sombra apoyándome. Le agradezco todos los consejos que me da, todo lo que me enseña".

En una temporada tan compleja como la que actualmente se ha vivido en la UD Las Palmas hay jugadores que a título individual pueden sentirse muy satisfechos. Los del filial amarillo, por completo porque la permanencia es ya una realidad. "Nunca dudamos de nuestras virtudes en la competición", señala Alex. "Los entrenadores creyeron en nosotros. Se veía en los ojos las ganas que teníamos. Es cierto que hubo gente que dudó, pero confiar todos en todos fue la clave para nuestro éxito" apunta.

Alex debutó en Tercera con Maxi Barrera, en el Villa de Santa Brígida. Pero fue con Israel Quintana cuando se produjo su definitiva emergencia en el club. "Yo noto que he crecido muchísimo en este tiempo. Con Israel empezó todo, porque me salió un año muy importante en el Villa. Ahora soy un jugador más curtido en muchos aspectos; más competitivo. La decisión de regresar a la Unión Deportiva ha sido la más acertada de todas las que tomé", comprende con claridad pasado este tiempo.

"Entrenarme con los jugadores del primer equipo ha sido una experiencia enriquecedora. Noté menos el cambio al césped artificial. Le agradezco la confianza a Paco Jémez, porque además es un gran entrenador. Que los resultados no acompañen no quiere decir que no se mate a trabajar todos los días, en cada sesión".

Alex, sin embargo, no ha jugado como titular en las últimas jornadas pese a esa condición de jugador más usado. "Salí del once del filial por una sanción. El equipo ganó y entonces no había motivos para cambiar. Cuando estuve en el banquillo viví los partidos con la misma intensidad. Lo que hice fue apoyar a mis compañeros y jugar los minutos que me tocó al máximo".

Con esta tarjeta numérica, liderando dos veces el ranking del filial, acaba la campaña 2017-18. Y el contrato cerca de su revisión. "Hemos quedado con el club volver a hablar cuando la Liga termine. Mi sueño está ahí y me gustaría cumplirlo", sentencia.