Publicidad
Publicidad
  • Publicidad

Opinión

  • Tinta Amarilla nació como blog a finales de octubre de 2010. En su primer día de vida, medio centenar de personas la descubrió en la red sin anunciarse su botadura. Con apenas una semana, los lectores con su viento -en su mayoría fieles seguidores de nuestras etapas profesionales anteriores- ya nos reclamaban más contenidos informativos con el sello de quienes firman en nuestra nave; pero nos vimos en la primera disyuntiva porque era imposible brindar tanta cobertura en una publicación vertical y con valoraciones cronológicas.

    Sin llegar al mes, surgió el primer planteamiento: de blog a web. Y apenas tres meses después, profundizando en el océano de internet -el nuevo paraíso por descubrir- nos encontramos con unos compañeros de viaje que comprendieron el valor de esta aventura y que la sintieron como propia. Al mirar a los ojos del señor Carbonell, escuchar a Jordán y a su compañero Carlos nos dimos cuenta de que ellos se habían metido en esta nave dispuestos a salvar todo tipo de oleajes, averías y abordajes, que los hubo, proporcionando ideas además que han sido muy valiosas para nuestro conocimiento de la red y sus recursos.

    De blog a web y de web a diario digital, siempre con la misma filosofía. Un trabajo intenso basado en el rigor, en la documentación y en la sensibilidad. Porque detrás de las noticias hay personas, hay vidas, hay familias y sentimientos; calor y frío. Empujados por el mismo viento de nuestros lectores (275.746 visitantes diferentes en el único año natural, venidos desde todas las partes del planeta) reparamos la nave, mejoramos su motor y seguimos sin hacer escala la travesía rumbo al horizonte.

    Detrás de Weblaspalmas hay personas; a las que estamos eternamente agradecidos; y detrás de las noticias de la web también las hay para poderlas elaborar con los mismos sentimientos, calores y fríos que nuestros lectores nos brindan. Todos viajamos aquí con el mismo objetivo: ser felices.

    Allá vamos.


    Víctor Frankl, psiquiatra austriaco (1905-1997).

    "Si tienes un por qué, encontrarás el cómo"

OTRAS OPINIONES DE ESTE AUTOR

  • Publicidad