Publicidad
Publicidad
  • Publicidad

Opinión

  • Hemos de confesar que el asunto concursal de la UD Las Palmas agotó baterías hace muchos meses a quienes hemos informado antes y durante de esta etapa tan oscura del club sexagenario. La espiral de acontecimientos aburría, cómo no, a los propios aficionados y simpatizantes del club. Hablar de fútbol durante años fue difícil en el entorno de este club tan emblemático, tan patria chica como lo es, porque enredaba saber que no tenía un camino limpio en su batalla fuera de los terrenos de juego.

    Las Palmas fue pionera en la selva concursal, se metió en ella y este 10 de mayo de 2014 pone un cronómetro en marcha con la cuenta hacia el segundo cero. Miguel Ángel Ramírez ofreció este martes, en una semana con derbi, una de las noticias que llevábamos esperando casi una década como es la salida de un túnel largo y lleno de zancadillas. El acuerdo con García Navarro y las restantes soluciones de otras demandas ponen fin en teoría al sombrío futuro de la entidad, que provoca en su presidente una expresión muy ilustrativa: "La Unión Deportiva vuelve a ser libre", dijo.

    Hay jugadores en la cadena del club que desde que gateaban han escuchado hablar de este affaire que se ha convertido en parte de sus vidas. La generación concursal no tiene culpa ni sabe por qué ese escudo que defienden estuvo cerca de la agonía, a falta de la firma para su liquidación. Por eso el haber alcanzado un acuerdo es una de las mayores noticias de los últimos años; ceden unos y otros para borrar entre todos las huellas de lo que nunca ha de volver a repetirse. Cruzaron en definitiva el puente que une las dos orillas y que permitirá a la UD Las Palmas caminar dentro de un tiempo sin la pesada carga que lleva a sus espaldas.

    Miguel Ángel Ramírez ha peleado por la Unión Deportiva; Manuel García Navarro, por lo suyo, lo que le reconocieron los administradores concursales. Firmaron el documento que dejará dormir un poco mejor a los que gobiernan el club, a los que le aman y a los que pelean por él. Por una vez la noticia cambia de orientación, es el propio concurso quien, tras este 10 de mayo, presenta ahora causa de disolución. Empujemos entre todos para que ocurra cuanto antes.

OTRAS OPINIONES DE ESTE AUTOR

  • Publicidad