Publicidad
Publicidad

Opinión

  • Un nuevo libro ingresa desde del lunes en la biblioteca de muchos de los miles de aficionados que tienen a la Unión Deportiva Las Palmas como algo más que un club, un sentimiento que se lleva en el ser de cada uno. Un libro que trata sobre un hombre que ostenta varios récords del equipo amarillo, que a pesar de haberse retirado hace casi cuarenta años sus registros no han podido ser igualados, máxime ahora que se habla tanto de los récords de Zarra y Raúl que está batiendo el argentino Messi, y se valora mucho superar esas marcas. Pues con Germán, en la historia de este modesto club, nadie lo ha mejorado. Pero hablemos del libro y vaya por delante, aún antes sin haber ojeado el mismo, nuestra felicitación para su autor, Nacho Acedo, que aún no habiendo visto jugar al Maestro ha tenido la valentía de afrontar este reto y dejar constancia para la eternidad de la historia de Germán Dévora.

    Acedo contribuye con su trabajo a enriquecer la historia de este club, aunque siempre partimos de la base que los verdaderos protagonistas han sido los jugadores y los periodistas lo único que hacemos es transcribir en nuestros ordenadores, ahora, antes en las máquinas de escribir, lo que sucedía en despachos, entrenamientos o en partidos de fútbol. No debe preocuparle a Nacho Acedo que no viera a su ídolo jugar. Otras personas escriben historias sobre la Unión Deportiva Las Palmas sin haber compartido jornadas de fútbol con los protagonistas, existiendo una documentación enriquecida por colaboradores y profesionales del club que las habían documentado en carpetas del valioso archivo de la entidad, tanto literario como fotográfico, para otras publicaciones de las que estamos orgullosos. Hay que reconocer el trabajo de estos autores por sacar del baúl de los recuerdos acontecimientos que sucedieron antaño, recogidos paso a paso por Quiney y, de forma especial, por José Guerra, y donde periodistas ya fallecidos como Vicente Martínez, Antonio Lemus, Antonio Ayala, Martín Moreno, ... quienes vivieron la historia en primera persona desde la génesis, dejaron constancia en sus crónicas y análisis de lo que sucedía en esta Unión Deportiva, no sólo en sus primeros años, sino antes de la celebración de la asamblea fundacional.

    Siempre recordamos con Manolo Borrego, editor de Tinta Amarilla, nuestras conversaciones con Lemus en la redacción de La Provincia, en un ambiente de camaradería profesional y amistad. ¡Qué tiempos!. Lemus tenía una memoria impresionante y no se le escapaba ningún detalle de lo público y de lo reservado en lo que a la Unión Deportiva Las Palmas se refiere. Cada mañana estaba en la sede social del club, en el despacho del secretario general García Panasco, mientras mi labor era acudir al Estadio, a los entrenamientos del primer representativo. Él era un libro abierto y su obra histórica, vivida en primera persona, se quedó en las hemerotecas de Diario de Las Palmas, La Provincia y del As. Son las fuentes de información, junto a otras de otros medios, donde se puede rebuscar muchos datos, aunque en este caso, Nacho Acedo ha tenido el privilegio de contar con el testimonio del principal protagonista de su obra. Nuestra anticipada enhorabuena, mientras esperamos con ganas el poder leer y ver esas imágenes relacionadas con la extensa vida de Germán Dévora, ídolo de nuestra afición, excelente persona y amigo.

     

  • Publicidad