Publicidad
Publicidad
  • Publicidad

Opinión

  • Se jugaron los primeros noventa minutos de esta final por el ascenso a la Primera División y, ciertamente, lejos de caer en el pesimismo, hay que pensar que la Unión Deportiva puede remontar en su estadio ese resultado adverso que trae de La Romareda. Un 3-1 engañoso porque los amarillos tuvieron oportunidades claras de gol que, una vez más, fallaron. Ya no hay tiempo para hacer muchas correcciones, pero esa capacidad que tiene los de Paco Herrera de crear ocasiones claras de gol nos da la posibilidad de pensar en que el ascenso es posible.

    Está claro que el partido del domingo será distinto. El Zaragoza saldrá agazapado, buscando la contra, tratando de sorprender a una UD que tiene que salir, sin prisas pero sin pausas, a nivelar la eliminatoria. Son dos goles que creo que pueden ser posibles, siempre y cuando también no existan esas indecisiones en la zaga, como también se vieron ayer por el lado canario.

    Nos estamos jugando mucho. Se precisa máxima concentración y un último esfuerzo. Si analizamos los méritos de ambos equipos a lo largo de la temporada, creo que quién merece el ascenso es la Unión Deportiva. Pero ya se sabe que lo de los méritos solo sirven para aderezar una victoria o una derrota. No facilita el ascenso y eso solo se puede conseguir doblegando a los maños en el Gran Canaria. Nuestro estadio tiene la última palabra, y la Unión Deportiva Las Palmas tiene que sentir el calor de la afición, que como la de Zaragoza, llenará el Estadio. Ayer hubo momentos en que se oía más el grito de nuestra afición, que la local. El domingo sólo se puede escuchar las de nuestra tierra, llevando en volandas al equipo.

    Será complicado, nadie pensaría lo contrario. No queremos pensar en lo que ha sucedido en temporadas precedentes, solo hay que mirar hacia delante y el domingo tiene que ser el gran día de los amarillos. Con el mismo cabreo que Jonathan Viera abandonó este miércoles el campo, con esa garra que nace desde el fuero interno, hay que salir los once al césped en el Gran Canaria, eso sí, con mucha cabeza e inteligencia, que capacidad para doblegar al Zaragoza la tienen.

     

OTRAS OPINIONES DE ESTE AUTOR

  • Publicidad