Publicidad

Opinión

  • Por más que se lamente el técnico Pako Ayestarán de la mala fortuna de su equipo de cara al gol pese al buen juego realizado (¿cuántas veces dijimos esto mismo de Las Palmas en la pasada temporada?), lo cierto es que la Unión Deportiva Las Palmas fue la que ejecutó a la perfección el principio de sacar el máximo provecho a su juego. El equipo de Setién supo primero remontar un tanto en el minuto cinco, y luego mantener y aumentar su ventaja en las posterimerías del encuentro, cuando ya el Valencia se volcó con toda su artillería sobre el marco de Javi Varas, para mi, el mejor amarillo del encuentro. El portero salvó mocasiones clarísimas de los locales, pero el fútbol es así y lo que valen son los goles.

    La mejor jugada del partido la protagnizó la Unión Deportiva Las Palmas y que culminó con el cabezazo de Boateng al fondo de la portería. Golazo y jugada de primer nivel, hecho que fue destacado por los comentaristas de la Televisión, que sin embargo castigaban con dureza a los amarillos Boateng y Livaja, destacando durante varias ocasiones el historial de estos dos jugadores, hasta el punto de predecir que Setien podría tener problemas disciplinarios a lo largo de la temporada (dijeron). Comentarios realmente desafortunados, como el detalle de cómo celebrar los goles del corata. Eso sí, del díscolo Dani Parejo todo eran elogios, y los pitos se convertían en aplausos. No censuraron las duras entradas de Abdennour, que en más de una ocasión empleó los codos para despejar, o la agresividad de Mustafi. E incluso pudo merecer una tarjeta de cualquier color con un codazo a Jonathan Viera en la segunda parte.

    Esto solo ha comenzado, y se ha dado un buen primer paso, pero no podemos perder el norte, conscientes del objetivo marcado, siendo el primero de ellos la permanencia. Primordial, aunque eso si, la ambición es máxima y hay que mejorar lo hecho en la campaña anterior. En este camninar, el próximo visitante al Estadio Gran Canaria será el Granada, el próximo domingo.con un viejo conocido en el banquillo, Paco Jémez, ¡Ah!, por cierto, los campeones de la Copa Mahou perdieron en Córdoba en su debut liguero.

     

  • Publicidad