Publicidad
Publicidad
  • Publicidad

Opinión

  • El arranque liguero de la Unión Deportiva Las Palmas no ha podido ser mejor, como lo demuestra su situación en la tabla. Marcar nueve goles en 180 minutos es un dato muy significativo, sobre todo, cuando se resalta la brillantez en las jugadas que propiciaron alguno de los tantos, bien en Mestalla, ante el Valencia, o en el Gran Canaria, ante el Granada. Dos victorias conseguidas en situaciones bien distintas. Ante el Valencia, remontando un gol inicial del rival, con un Javi Varas que paro lo indecible y con una efectividad en ataque casi del cien por cien. Ante el Granada, por contra, la iniciativa siempre fue local y los de Jémez pudieron retornar a la ciudad de La Alhambra con muchos más goles con un resultado histórico. Lo del técnico granadino diciendo que él fue el mejor jugador de la U.D.es una autentica tontería, y obedece quizas a dar un mensaje a sus dirigientes sobre el nivel de jugadores que cuenta en su plantilla que, a tenor de lo que se vió, es candidato a vivir en la zona baja con riesgo de retorno a la Segunda.

    Se vive un momento dulce en el entorno amarillo. Las incorporaciones estan dando el resultado que se preveía, y aunque esto ha supuesto una merma en las aportaciones locales, cierto es que el nivel de juego ha subido varios enteros, con una batuta de la mano de Jonathan Viera que está dirigiendo al equipo de forma magistral. Un canterano que con otros dos paisanos como Roque Mesa y Vicente arman el centro para frenar al contrario y lanzar el ataque amarillo.No podemos lanzar cohetes, porque insistimos, esto solo ha comenzado. En la temporada anterior, en las dos primeras jornadas se consiguió un punto (empate a cero con el Levante), tras perder en la jornada inaugural con el Atlético en el Calderón. Dos jornadas, cero goles y un punto. En esta campa, nueve goles y seis puntos.

    Llega el primer parón y Las Palmas brilla en lo más alto de la clasiifcación de la mejor liga del mundo. Por lo menos es para sacar pecho y que los aficionados se sientan orgullosos de su equipo. ¿Por qué no?. Otros, con mucho menos, se sienten representados. No siempre se puede mirar para abajo para ver a dos auténticos colosos como el Barça y el Madrid. ¿Qué es por quince días?. Como si es por una noche. Esa satisfacción no se le quita a nadie, porque el amarillo canario es el que alumbra el fútbol español.

OTRAS OPINIONES DE ESTE AUTOR

  • Publicidad