Publicidad
Publicidad

Opinión

  • Lo sucedido en El Sadar el pasado sábado unido a lo acontecido en los seis encuentros anteriores desde el inicio de la Liga, podemos apreciar la grandeza y las penas que transcurren a lo largo del campeonato. Desde contar con la fortuna de ganar pese a que el rival ha llevado la iniciativa e incluso las oportunidades de gol; que te "roben" en los últimos minutos un triunfo que tenía en las arcas; que arañes un punto ante un contrario que se adelante en dos ocasiones en el marcador, o como ante Osasuna que llevas todo el peso del partido y que empatas a dos en el tiempo de descuento después de tener oportunidades clarisimas para ganar con holgura.

    Se han barajado todas las opciones. Se ha ganado por méritos propios y por errores del contrario. Todo es válido, hasta creer en la diosa fortuna. Lo que si es importante es no bajar nunca la guardia, lcuhar cada minuto de un partido, porque nadie regala nada. A lo mejor te quitan, y en ese sentido en estas siete jornadas lo que hemos visto es un castigo desmesurado de los árbitros hacia la Unión Deportiva Las Palmas. Me podrán decir que todas las tarjetas han sido merecidas. Puede ser, pero si se aplica un criterio tiene que ser para los dos equipos, no hacia un lado sólo. Resulta curioso que el equipo que ofrece juego, que lleva la iniciativa, es el más tarjeteado. El mundo al revés.

    Llega un nuevo descanso liguero. Los compromisos de la selección española lo justifican, y este periodo tiene que ser aprovechado para hacer, entre otrras cosas, una reflexión de lo que se ha hecho bien y analizar en lo que se ha errado en este inicio del campeonato para tratar de seguir en una línea ascendente que nos acerque lo antes posible a la salvación, primer objetivo de los amarillos. Se está en el sendero correcto, pero no se puede aflojar. Aunque quede mucho campeonato, los meses pasan volando, y los puntos que se van depositando en la clasificación conforman una bolsa que nos lleva al objetivo. La bolsa hay que llenarla lo antes posible. Sin prisas, pero sin pausa.

  • Publicidad