Publicidad
Publicidad

Fallece Arencibia, que fuera presidente apasionado de la cantera

Dirigió a la UD Las Palmas en 1988-89 (Segunda A) y 1994-95 (Segunda B) tras larga etapa como directivo del club

  • AMARILLOS DE SIEMPRE
  • 06/03/2017 - 10:38
Fernando Arencibia Hernández (Archivo: Norberto Rodríguez)

M.B.

Día triste en la UD Las Palmas. El club comunicaba este lunes el fallecimiento de uno de sus presidentes emblemático, Fernando Arencibia Hernández, que encabezara la entidad sexagenaria en dos etapas: entre los años 1988-1989 y 1994-1995, además de ostentar la vicepresidencia con el también galeno Domingo Ponce Arencibia.

El club comunicó que "Arencibia Hernández falleció en la noche de ayer a los 88 años. Sus restos mortales se encuentran en el Tanatorio de San Miguel de la capital grancanaria. La UD Las Palmas muestra sus condolencias a los familiares y amigos del prestigioso endocrino, cuyo compromiso con el club que presidió se extendió siempre más allá de sus responsabilidades en la entidad, siendo uno de los avalistas de la UD Las Palmas en los momentos más delicados de su historia. Descanse en paz".

El doctor Arencibia era un amante del deporte, apasionado de la cantera y del fútbol de Canarias. Siempre trabajó para la UD Las Palmas llevando cargos de directivo y de vicepresidencia antes de asumir, de forma transitoria y por necesidades del club, los dos ciclos de máxima responsabilidad en etapas de Segunda División A y Segunda B respectivamente. La primera de ellas, después del descenso de 1988, apostando por Álvaro Pérez en la dirección técnica del equipo (luego Germán), y en la segunda, con Marco Antonio Boronat (hasta su relevo por Paco Castellano e Iñaki Sáez, durante la liguilla de ascenso este último).

Arencibia era un habitual en los desplazamientos del equipo, con su fino humor y el delicado gusto por lo canario, que sabía transmitir a jugadores, técnicos y periodistas, convertidos en amigos personales de tan distinguido.

Siempre estaba dispuesto a echar una mano al club, con los distintos presidentes a los que ayudó a llevar la nave amarilla. En su etapa se recuerdan varias incorporaciones importantes, como fueron las de Julen Lopetegui (cedido por el Real Madrid a la UD Las Palmas, cuando era un prometedor portero en categorías inferiores) o la venta de Sergio Marrero al Atlético de Madrid, en la etapa presidencial de Jesús Gil. También en ese mismo año propició el regreso de Gerardo Miranda, al que había visto partir al FC Barcelona en 1981.

En el segundo giro presidencial, tercer año en Segunda División B, encargó a Iñaki Sáez la confección de un proyecto de cantera mixto con jugadores vascos. Fue el año del regreso de Manolo López al club de sus orígenes profesionales y también de la venida de Juan Eleder, Asier Inchaurraga y Félix Sarriugarte, entre otros jugadores (Eduardo Ramos, Edu García u Oti), en un nuevo intento fallido de retorno a la Liga profesional. Sin embargo, al menos Eleder y Asier se quedaron en la isla para más tarde lograr el objetivo con Pacuco Rosales.

En esta etapa Las Palmas captaba a un prometedor delantero del Recreativo, Vicente Fuensalida, a quien una aciaga lesión en Pontevedra cortó una trayectoria que ya empezaba a ser notable. Todo ello, sin darle la espalda a una cantera que seguía produciendo jugadores para el primer equipo y nutría a otras entidades canarias que ya militaban en la Segunda División B.

Prolongó su etapa como directivo de la UD Las Palmas hasta 1999, al llegar al producirse en el club el primer ciclo de Manuel García Navarro.

Desde Tinta Amarilla, trasladamos nuestro más sincero pésame para toda la familia de Arencibia Hernández.

Fernando Arencibia, sentado entre Onofre y Javi Campos, en la foto oficial de la plantilla de 1988-89 (Norberto Rodríguez)