Publicidad
Publicidad
  • Publicidad
  • Publicidad
  • Publicidad

Manuel Márquez

"Tras el 0-2 hicimos lo que tocaba en el partido"

"Me gusta el Villa. Deseo que juegue la liguilla o que ascienda, que el año pasado estuvo muy cerca"

  • ENTRE BASTIDORES
  • 19/03/2017 - 15:36
Manuel Márquez, entrenador de Las Palmas Atlético (C. Torres)

B.P.

"Evidentemente hemos dado un paso prácticamente definitivo para nuestros objetivos. Es matemático jugar el play off y ya tenemos cerca el quedar campeones", reflexionó tras el encuentro Manuel Márquez, que felicitó a sus jugadores en el vestuario después de la victoria 0-5 en Los Olivos. Además, estuvo elegante con el equipo batido. Expresó sus buenos deseos: "Le deseo de todo corazón que puedan quedar segundos y que ascienda a Segunda B porque el año pasado estuvo muy cerca".

El técnico del filial reconocería, no obstante, que "el resultado para mí no refleja lo que se ha visto en el terreno de juego. Hemos merecido ganar, eso sí, pero es verdad que los últimos goles es producto de que el Villa bajó los brazos al final. El 0-2 les ha matado. Pero cuando estuvo con un jugador menos hasta que metimos el segundo hubo un partido igualado, aunque no sé si para empatarlo"

"Nosotros no estábamos finos con el balón. Pero tras el segundo tanto hicimos lo que tocaba. Movimos el balón de un lado a otro hasta encontrar el pase definitivo para los últimos tantos", añadió en su análisis.

Pese al marcador tan abultado, Márquez ejerce la autocrítica. "A ratos estuvimos bien. Y en otros mal. Es evidentemente que la fortaleza defensiva del equipo sigue siendo uno de nuestros puntos fuertes, pero es verdad que contra diez hasta el segundo gol nos hemos arrugado un pelín. Eso, en un play off podría costar caro a veces. Debemos intentar que pase lo que pase en el campo, con diez el rival o nosotros, tenemos una manera de jugar. Si la practicamos somos difíciles de vencer y si no la hacemos nos puede ganar cualquiera como ocurrió el domingo pasado".

Y sobre los momentos delicados del juego, por la alta tensión sobre el verde de Los Olivos, indicó. "Me encanta cómo juega el Villa de Santa Brígida. Tengo la sensación de que si se hubieran mantenido con once efectivos, el partido habría sido más igualado. Me molesté porque siempre hay el riesgo de que algún jugador se hiciera daño. Pero las pulsaciones están muy altas. Ellos entendieron que la expulsión fue injusta, cuando en realidad fue muy clara la tarjeta roja. Entiendo que ese nerviosismo que han tenido ... quedó dentro del campo".