Publicidad
Publicidad

Martín Marrero, leyenda del Deporte de Tenerife

  • VENTANA BLANQUIAZUL
  • 18/04/2017 - 14:02
Martín Marrero, a la derecha, con Ernesto Aparicio (C. Torres)

Deporpress.com. La Junta Directiva de la Asociación de la Prensa Deportiva de Tenerife (APDT), que preside Paco Fariña, ha determinado por unanimidad conceder uno de sus premios más importantes y entrañables, el Leyenda Deportiva, a Martín Marrero de la Cruz. La entrega tendrá lugar el lunes 8 de mayo en el teatro Guimerá en la Gala del Deporte, que cumple 30 años.

Martín Marrero de la Cruz es una figura imprescindible en la historia del fútbol canario. Su larga y brillante trayectoria se desarrolla en las dos orillas del Archipiélago y en los dos clubes isleños más emblemáticos. Primero en el Tenerife, luego en la Unión Deportiva Las Palmas.

Nació en Santa Cruz el 6 de septiembre de 1945. Se inició en las divisiones inferiores blanquiazules, donde destacó tanto que fue convocado por la selección insular en categoría juvenil. Con solo 18 años debuta en Segunda, en la temporada 63/64.
Martín permaneció hasta tres años bajo disciplina del Tenerife y su traspaso a Las Palmas fue necesario para garantizar la supervivencia del representativo. Se marchó junto al delantero centro José Juan, al inicio de la campaña 66/67. Conocido entonces como Martín II, sobresalió por su pundonor, excelsa técnica, rapidez y proyección ofensiva.

Su debut en partido oficial con Las Palmas fue en el estadio Insular, contra el Granada, en septiembre del 66. Su imparable proyección y méritos a las órdenes del histórico Luis Molowny le valieron para afianzarse en el primer equipo amarillo y destacar incluso como goleador, si bien siempre se empleó en posiciones defensivas.

Desde la mejor Unión Deportiva de la historia, Marrero aunó méritos para ser citado por la selección nacional, primero la sub 23 y a continuación la absoluta, con la que se estrenó contra Bélgica. Una grave lesión le apartó del juego, pero aún fue citado tres veces más. La última, para un partido en el Olímpico de Helsinki, escenario que figurará para siempre en su muy brillante currículum.

Es Marrero una figura de importancia indiscutible en la historia amarilla, con cerca de 400 comparecencias con el primer equipo de Las Palmas; y también en el Tenerife, donde también triunfó como entrenador, pues llevó al equipo a un muy celebrado ascenso a Segunda División y, en una etapa posterior, a salvarse del descenso a la categoría de bronce.

Más información en Deporpress.com