Publicidad
Publicidad

Protagonistas

Oriol encuentra a Paulí

  • CBGC CAMPO ATRáS
  • 25/09/2017 - 15:09
Paulí, en dirección al aro del Real Madrid perseguido por Jayce Carrol (C. Torres)

B. Pérez

A Oriol Paulí (20 de mayo de 1994) le ha sentado de maravilla el verano de 2017. Sus vacaciones se recortaron por el paso que tuvo en la primera convocatoria de Scariolo para la selección, junto a su compañero Rabaseda. Pero ese tiempo fue bien invertido, porque en el primer torneo oficial de la campaña ha aparecido un nuevo Paulí, más próximo sin duda a la perla que un día encontró para su cantera el FC Barcelona. Creció en autoestima, en segura y así lo ha querido demostrar.

Es como la imagen de Náufrago protagonizada Tom Hanks. De aquel comienzo en la isla apareció, tras un corte de escena, un superviviente decidido que en un periodo cierto de muestras de saber por qué y cómo encontrar el camino que buscaba.

El Paulí de la Supercopa es otro, sin duda. Sus números hablan por él. De promediar en las tres temporadas en la Liga ACB anteriores 9 minutos, 2,6 puntos, 1 rebote y 2,6 de valoración, Oriol dejó rastros notables en los dos partidos del pasado fin de semana:

Ante el Real Madrid: 17 minutos, 8 puntos, 2 triples 2 rebotes ofensivos

Ante el Valencia, en la final: 16 minutos, 10 puntos, 2 triples y 2 rebotes

Y lo que es más importante, la sensación de que supo a poco lo realizado porque tenía más madera para arder.

Paulí llegó al Gran Canaria en 2014 con apenas 20 años y cuatro temporadas de contrato, estando ahora en la última de este ciclo. De aquel equipo que le recibió ya sólo queda él, además de los eternos Oliver y Báez. Paulí ha tenido un papel de reparto hasta ahora en el film del Gran Canaria. Y puede haber elegido el momento de la definitiva eclosión cuando, precisamente, el equipo insular tiene la mejor competencia en los puestos donde él actúa. Aunque ya ha demostrado incluso, cuando el guión lo exigía, que puede jugar desde el 1 al 4 en el equipo.

El Gran Canaria no perdió la paciencia con él. Al contrario; siguió apostando y esperando. El nuevo Paulí ha empezado con mucha energía pero su prueba no es de velocidad; es de fondo.