Publicidad
Publicidad

Francisco Javier Verona

"Lo de Viera es impresionante"

El ex jugador y asistente de Uribe en el banquillo de la UD vio el encuentro ante el Betis. Considera que la comunión entre banquillo, futbolistas y grada fue clave en la victoria

  • AMARILLOS DE SIEMPRE
  • 04/12/2017 - 11:35
Verona, este domingo, en el Estadio de Gran Canaria (C. Torres)

Manuel Borrego

En las gradas del Estadio de Gran Canaria estaba este domingo un testigo excepcional: Francisco Javier Verona, venido desde Suecia a su isla natal para pasar unos días. El ‘sueco' está inscrito en la historia de la entidad amarilla como el jugador debutante con el gol más madrugador (4 minutos, frente al Mallorca en 1988) en Primera. Fue también más tarde segundo entrenador en la etapa de Yosu Uribe (2002-03) y antes compañero de Paquito Ortiz en el equipo amarillo. Así que tiene todos los condimentos para hacer una evaluación de un momento deportivo, por clasificación, que le coge de sorpresa.

"No puedo opinar mucho de lo que le está pasando a la Unión Deportiva esta temporada. La he visto poco. Pero en este partido frente al Betis", comenta a los lectores de Tinta Amarilla, "lo que se mostró en el campo no tiene relación con la clasificación. El equipo hizo un partido muy inteligente, con mensajes claros para salvar los puntos. Ha sido muy importante".

Verona se siente identificado especialmente con un futbolista de la actual plantilla. "Lo que hace Jonathan Viera en el campo es impresionante. Porque es muy difícil asumir este papel de tranquilidad, de llevar el mando como si fuera un entrenador en el terreno de juego. Hacerlo ahora, con tanta presión, no está al alcance de todos. Porque Viera juega con una soltura de un jugador líder", manifiesta.

Advierte que "el equipo tuvo ante el Betis la virtud de asumir algo que le dijeron en el vestuario: que cada uno hiciera lo que sabe hacer. En ese momento el jugador ve las cosas de otra manera. Me imagino que Paquito Ortiz, que es una persona muy tranquila, ha sabido trasladar eso al futbolista en este breve paso. Y el jugador cumplió con ello. Pero insisto en lo de Jonathan Viera porque es muy bueno. Parece fácil pero hay que estar en el campo en ese momento tan delicado del equipo. No perdió un balón, tampoco Tana, y además encontró todas las soluciones en cualquier parte del campo. Pensé que en la segunda parte iba a estar muerto por el desgaste y la responsabilidad que había asumido, sin embargo siguió igual todo el partido".

"Además", continúa, "la tranquilidad al futbolista también se la transmitió el aficionado. Ese triángulo se formó en el partido: Paquito desde el banquillo, los jugadores en el campo y la afición en su sitio. Entre todos así pueden sacar esto adelante por muy complicado que pueda parecer ahora. Durante el domingo hubo una comunión colectiva que ya era necesaria".

Advierte también que "la Liga española es ahora mismo de las mejores. No hay equipos pequeños ni grandes cuando se cruzan. Las Palmas tiene todavía mucho recorrido y esta victoria le ha podido mostrar un camino para salvarse. Tiene mucho trabajo por delante" su nuevo entrenador.

El joven sueco Oliver

Uno de los hijos de Verona, Oliver (16 años), ha seguido la carrera de su padre. Ya es internacional en categorías inferiores de Suecia y, desde hace unos meses, se encuentra en los filiales del Génova italiano, jugando con su formación juvenil. "No se parece a mí", comenta el ex amarillo. "Es un centrocampista diferente, con mucho porvenir. Es más rápido; no es Viera o Tana, es un Vicente Gómez. Ahora se entrena con los seniors del equipo Primavera de Verona. Tiene menos tiempo para la selección porque los compromisos de los filiales italianos son exigentes. Le va a curtir muchísimo este paso por el Calcio".

Verona quiere ver más a Las Palmas. Su oficio está relacionado con los banquillos, nutriéndose de información también sobre cómo es el momento del fútbol español. "Quizá me quede hasta Navidades" y, ojalá entonces, pueda regresar a Suecia con una UD en los lugares donde estaba acostumbrado a verla.

Oliver, a la izquierda, en un partido reciente del Génova juvenil, donde actúa esta temporada