Publicidad
Publicidad

Anecdotario de la UD

La autosanción de Heriberto Herrera por llegar tarde

  • AMARILLOS DE SIEMPRE
  • 19/01/2018 - 20:09
Heriberto Herrera, aplaudido por los aficionados en el Insular (Norberto Rodríguez)

M.B.

Del rico anecdotario de la UD Las Palmas extraemos el caso protagonizado por el entrenador paraguayo Heriberto Herrera, por ‘empatía' argumental con los sucesos recientes acaecidos en el club con el caso Remy.

El guaraní llegaba a la UD Las Palmas en 1975, tras una temporada difícil en la que el equipo amarillo se había salvado en la última jornada, con victoria in extremis frente al RC Celta. Era Herrera un técnico experto, con mucha mano izquierda, después de haber dirigido a equipos como Rayo, Tenerife, Granada, Valladolid, Español y Elche, a este último en Primera. Y venía para sustituir al francés Pierre Sinibaldi, tras un ciclo exitoso en el club.

El primer acto de Herrera fue la concentración del equipo en Bandama, como era tradicional en cada pretemporada. Y en la primera cita hubo alguien que llegó tarde a la hora de la reunión, con más de diez minutos de retraso: él mismo. Todos los jugadores estaban esperándole y al entrar en la sala levantó los brazos, pidió perdón y llamó al capitán del grupo. Herrera se impuso a sí mismo una multa de diez mil pesetas de la época (60 euros actuales), que era una pequeña fortuna.

Todos los futbolistas del grupo fueron testigos de esa entrega dineraria y, a partir de entonces, nadie tenía excusa para una tardanza. Pasados los años, Heriberto Herrera (que volvió a la UD Las Palmas en la temporada 1981-82) confesaría a algunos de esos jugadores a los que tuteló que aquella tardanza y multa lo había realizado a propósito, porque a partir de entonces el concepto de la disciplina sería a rajatabla para todos los integrantes. Él fue su primera 'víctima'.

En ese elenco de futbolistas estaban internacionales como Germán Dévora, Paco Castellano, Martín Marrero, un incipiente Felipe Martín, además de los argentinos Carnevali, Wolff, Morete, Fernández, Verde, ... y jugadores canteranos de nivel como Félix, Roque, Juani, Páez, Hernán, Pepe Juan, Noly, ... El entrenador tuvo habilidad para enviar un mensaje directo sin que nadie saliera herido.

Roque Díaz, futbolista amarillo de la época y actual presidente de la Asociación de Ex jugadores de la UD Las Palmas, recuerda a Herrera como "un adelantado en lo técnico y un gran psicólogo colectivo. Sabía ganarse al jugador con ejemplos como éste".