Publicidad
Publicidad

Obituario

Fallece Gregg Stewart, el 'chico del Bronx' y de Gran Canaria

  • CBGC NOTICIAS
  • 19/01/2018 - 18:23

Manuel Borrego

Nos llega la triste noticia, confirmada por el Gran Canaria de baloncesto, del fallecimiento de Gregory Everett Stewart (Nueva York, 2 de septiembre de 1960), que fuera jugador del conjunto grancanario e ídolo de la afición en las canchas de Tamaraceite y Centro Insular de Deportes.

Gregorio fue un deportista carismático desde su llegada a la isla, de la mano de Joaquín Costa Prat (técnico) y bajo la presidencia de Pepe Moriana.

Procedía entonces del Joventut de Badalona, donde había realizado excelentes temporadas tras su incorporación al baloncesto europeo. "Era una magnífica persona, gran compañero, ... nos enseñó mucho. Todos le adorábamos" recuerda Berdi Pérez, el hoy director deportivo del club y otrora compañero de plantilla. "En esta parte de su vida no ha tenido suerte".

Porque moría a los 57 años de edad en Miami, después de muchos años de residencia en Gran Canaria tras abandonar la práctica del baloncesto.

Gregg había destacado hasta 1982 en la Universidad de Tulsa y había sido drafteado (elegido) por Boston Celtics, en una etapa de grandes pivotes del equipo del Garden. Nunca tuvo la oportunidad de probarse en la NBA, pero en las competiciones españolas llegó con fuerza. Antes del Gran Canaria había jugado en el CAI Zaragoza, el mencionado Joventut y también en Israel, con el Hapoel Galil Elyon.

Su arribo en la isla fue una sensación, cuando el equipo militaba en Primera B (1986), rumbo a un ascenso (1988). No era un pivot de grandes dimensiones (2.04) pero con su inteligencia táctica y excelente muñeca sorprendía en la zona. Llegó a formar especialmente notable pareja con Tom Scheffler, el aguerrido pivot blanco con quien se entendía a la perfección, y en el año de su primer ascenso a la ACB combinó su destreza táctica en el parquet con la agilidad imprevisible de su compatriota Willie Jones.

Gregg se manejaba bien bajo los tableros pero, además, era capaz de desquiciar a sus defensores porque no tenía problemas para lanzar a canasta desde larga distancia.

La Liga ACB le certifica un total de 219 encuentros, 7683 minutos, 3794 puntos (117 triples convertidos), 1796 rebotes, 180 tapones ... desde 1984 a 1998 en los distintos equipos en los que actuó.

No se olvidó de Gran Canaria jamás ni de las islas. Volvió para jugar en Caleta de Fuste, cuando el equipo majorero militaba en categoría EBA y en dos etapas en Ciudad de Las Palmas.

La capital insular era su hogar. Aquí también hizo familia y era habitual ver a Gregg Stewart jugar con los amigos en las calles, como hacía cuando niño en el Bronx.

Se marcha una leyenda, que desde 2016 ha padecido una larga enfermedad. El baloncesto de Gran Canaria no le olvida y le tendrá presente eternamente.