Publicidad
Publicidad

A la conquista del partido-trampolín

Las Palmas afronta ante el Sporting un encuentro atractivo y a la vez peligroso. Porque los puntos valdrían a los amarillos para intentar cambiar su rol en la segunda vuelta y a los asturianos como impulso para intentar la salvación

  • CRóNICAS
  • 06/01/2017 - 20:27
Alineaciones probables del encuentro Las Palmas-Sporting

Manuel Borrego

Fue rotundo Quique Setién este viernes al analizar el partido de apertura de 2017 en la Liga: llega al Gran Canaria el peor visitante de la Liga hasta ahora (2 puntos en sendos empates), con un balance muy pobre de goles a favor a domicilio (6) y un parcial de puntos en los tres últimos meses alarmantes: 5 de los 39 últimos. Y aunque la UD no está ahora como para tirar voladores, a tenor de lo mostrado en casa con el Leganés y frente al Atlético en Copa, el panorama no puede presentarse mejor para reanudar la cosecha con una victoria.

Pero tendrán que trabajar los puntos del día los amarillos. En vísperas a este partido también ha hablado un hombre que conoce bien a asturianos y grancanarios: Yosu Uribe. Dijo en Asturias que en ambos destinos "el fútbol se vive como un disparate" pero que al buen juego de la UD no le va el estilo del Sporting, que se repliega bien y sabe realizar contragolpes como mejor arma.

Uribe no hizo más que subrayar algo que saben todos los actores del partido que va a ocurrir: Las Palmas tendrá el balón pero debe hacerlo con intención. Porque cada error amarillo lo tratará de aprovechar el conjunto gijonés para romper toda la estadística esa que le señala tan negativamente. Ese es el boceto previo al juego.

El partido de este sábado tiene su atractivo y también su peligro. Si la UD muestra la baja armonía futbolística que exhibió en sus dos últimas actuaciones como local, las posibilidades van a crecer ante un rival que sabe que esta cita es como una final, un trampolín que le puede impulsar. Si, en cambio, aparecen de nuevo los estiletes grancanarios y encuentran caminos hacia Cuéllar, entonces la lógica tendrá que imponerse y los puntos son los que impulsen a los amarillos hacia un posible cambio de rol en la segunda parte del calendario.

No todo se perdió ante el Atlético. Lo mejor del partido fue el aire fresco que mostró Jonathan Viera. A su alrededor deben aparecer las soluciones aunque los preparativos del encuentro tienen sus propias incógnitas. No sería desdeñable ver a Boateng, por vez primera, ocupar la posición de ariete. Está la duda con Livaja, si el croata es capaz de aguantar al completo el choque después de su vuelta a la isla. Porque ya no hay más recambios puros en la delantera, habida cuenta la lesión de Araujo y la marcha a Tailandia de Asdrúbal.

El gol, en realidad, no es un problema tan grave para los amarillos. En propio feudo, salvo contra el Espanyol (0-0) y ahora en Copa contra el Atlético (0-2) siempre marcó a todos sus rivales. Y esa es finalmente la prueba que muestra la salud de su fútbol. Salvo que el Sporting le demuestre lo contrario.

  • Publicidad