Publicidad

Martín Kozhuharov reload

El internacional búlgaro regresa a filiales para "engancharme de forma definitiva al proyecto de la UD". Se le aprecia una mejora pero "soy el mismo Martín de siempre, un delantero luchador, que intenta ayudar en las dos facetas del juego"

  • GENTE CON DUENDE
  • 31/07/2015 - 12:40
Martín, en el Anexo del Estadio de Gran Canaria (C. Torres)

Manuel Borrego

Martín Mario Kozhuharov (Lovech, 25 de enero de 1993) es una de las ilusiones de la cadena de UD Las Palmas para la temporada 2015-16. Ha vuelto al club el internacional búlgaro y ahora siente que está en la definitiva. El delantero ha dado un giro, apreciable incluso en el aspecto físico. Con 22 años cumplidos se prepara duro para aferrarse al grupo de Mingo Oramas, un entrenador que bien le conoce y que espera también sacar todo el zumo futbolístico que lleva dentro.

Es Martín una de las joyas por pulir del fútbol búlgaro, con emergencia desde Gran Canaria y paso por la cadena del Real Madrid. "Espero seguir en la UD mucho tiempo, meterme en este proyecto", nos dice con una sonrisa que delata su buen momento personal, capaz de trasladarlo al campo de juego. Entre sus propios compañeros aprecian el salto que ha dado un jugador que apunta alto. Antes nos explica cómo han sido los últimos meses tras su marcha de la entidad: "Después de salir de Las Palmas Atlético, estuve en Bulgaria y ahí tuve una lesión en la rodilla, durante la pretemporada. Necesité operarme. Luego regresé a Gran Canaria para militar en el Unión Viera, en Tercera, donde se me produjo una mala lesión de pubis que me paró media vuelta. Y el pasado año, ya recuperado, empecé en el Regional C pero jugué en el Vecindario de Preferente. Ahora vuelvo con ganas de todo, me he sentido bien la pasada temporada, que fue positiva para mí. Por eso estoy aquí otra vez"

"Con 22 años tengo mucho por delante. Tengo ganas de engancharme al proyecto de la Unión Deportiva. Para eso hay que hacerlo bien", apunta convencido. "Si es por mí me quedaré en Las Palmas para siempre. Estoy muy ilusionado en hacer una gran campaña".

El aval de Martín, seguido en el país natal por su fuerte pisar en el fútbol grancanario, es también a nivel de selecciones. "Debuté con Bulgaria con los sub'17 y dos partidos sub'19, con sub'21 en partidos amistosos de mi país. El nivel es creciente. Ahora la selección absoluta de Bulgaria lleva algunos años que no ha podido clasificarse para ninguna gran competición europea y mundial. A nivel de clubes, la Primera División posee buenas plantillas. A partir de ahí, se baja el nivel", recuerda.

A la derecha, Martín con el francés Stephane, durante los ejercicios de estiramientos de este viernes (C. Torres)

El jugador ha entrado en una edad óptima para definir el camino. Su destino está apenas a unos metros del Anexo, aunque antes hay que convencer a los que apuestan por su juego. "Claro que quiero jugar algún día en el Gran Canaria, como el resto de mis compañeros. Es una ilusión. He trabajado mucho para recuperarme, especialmente por esas dos lesiones. No me dejaron entrenar con la continuidad que necesitaba. Me he esmerado en mejorar en el aspecto físico y ahora lo noto en el campo de juego. Me ha venido muy bien"

Esta es mi casa

"Estoy encantado de volver a mi casa. Estuve muchos años y conozco bien a todos los entrenadores y colaboradores. Me siento con ganas de ayudar a Las Palmas Atlético primero, pero luego mi cabeza está en llegar al primer equipo. Terminar arriba (señala al Gran Canaria). La mayoría del actual equipo ya habíamos coincidido en otras etapas. Se habla mucho del objetivo de volver a Segunda B", nos comenta.

Él, desde dentro, no aprecia grandes cambios. Porque "soy el Martín de siempre. Soy el delantero luchador, que no da un balón por perdido, que intenta ayudar al equipo en las dos facetas del juego. Me veo muy en forma, es verdad. Me he tomado muy en serio el parón para poder mejorar aspectos de mi físico y juego".

El primer objetivo es pelear por el ascenso a Segunda B. "Se está formando una plantilla muy joven que tiene mucha ilusión. En el terreno de juego están muy comprometidos. El estilo es característicos de Las Palmas. Aquí se trabaja en la cadena el buen trato al balón, salir desde atrás, ahora Mingo Oramas nos está añadiendo conceptos para el juego más directo, según el partido que se nos brinde. Hay que saber combinar ambos modelos".

Ronaldo, competencia

El filial es el más internacional que se le recuerda en los últimos tiempos. Ronaldo Peña (venezolano) es compañero de vanguardia, al igual que Manu Dimas, Alvaro Rodríguez o Juanma. Martín ve así al vinotinto: "Ronaldo es competencia. Es un chaval muy fuerte, rápido, con buenas condiciones físicas para la edad que tiene. Es muy humilde; ha encajado muy rápido en el equipo. Me llama la atención su rapidez y condición física".

El último búlgaro que se puso la camiseta amarilla, hace tres temporadas, fue Spas Delev, ariete que fuera del CSKA de Sofía. Martín se quedó a medias con él. "No podría hablar mucho de Spas Delev, porque mis referencias son de cuando viajo a Bulgaria. Le vi aquí y me pasa como a todo el mundo, apenas media temporada. No pudo demostrar mucho de lo que se dice de él en Bulgaria. Es un jugador eléctrico, rápido y con acciones muy verticales. Le pega a gol desde cualquier posición. Todo eso lo sabíamos, pero aquí no le vimos mucho. Me quedé como todos los aficionados: tenía ganas de conocerle".

  • Publicidad