Publicidad
Publicidad

Juan Carlos Arteaga

"Petrovic fue el más complicado"

El colegiado internacional eleva al más alto honor personal la concesión del título de Hijo Predilecto de la capital grancanaria. Rememora para Tinta Amarilla su notable trayectoria en el mundo del baloncesto y disfruta de haber colaborado en que el Gran Canaria Arena sea una realidad, "una de las dos mejores de Europa"

  • GENTE CON DUENDE
  • 18/06/2016 - 10:28
Juan Carlos Arteaga, durante su entrevista con Tinta Amarilla en el Gran Canaria Arena (C. Torres)

Manuel Borrego

"No hay día en que al levantarme que no tenga algo que ver con el baloncesto. Mi vida gira en su órbita" afirma Juan Carlos Arteaga (Las Palmas de Gran Canaria, 1 de diciembre de 1963). El colegiado internacional está preparando sus prendas para asistir al que considera el más alto honor de cuantos ha recibido. Se convierte, junto al técnico Pacuco Rosales, en Hijo Predilecto de la capital, una distinción que ha colmado cualquier expectativa cuando su ciclo como juez deportivo está en teoría en la recta final.

El juez deportivo pasa revista a su trayectoria, en la que considera a Drazen Petrovic como el jugador más complicado de dirigir, saborea el desarrollo del basket en la isla y considera al Gran Canaria Arena como una de las dos mejores instalaciones de Europa para este deporte.

"Una persona se puede acostumbrar a los premios deportivos y a los reconocimientos de su trayectoria. Esta distinción sinceramente ni la imaginaba. Como ciudadano de Las Palmas de Gran Canaria es un orgullo. Me he criado aquí, he vivido en estas calles, ... No lo voy a negar. Siento que es lo más importante que he recibido en mi carrera deportiva, porque se produce en casa" reconoce a los lectores de Tinta Amarilla, apenas unos días antes de que el alcalde Augusto Hidalgo rinda honores en nombre del vecindario de la capital.

Esta título concedido, en opinión de Arteaga, posee "un plus: los árbitros no tenemos una afición detrás, esa sociedad que nos apoya en este tiempo deportivo. Nuestro Ayuntamiento, las personas que han tomado esta decisión, han demostrado que nuestro pueblo tiene una cultura deportiva que va más allá, que es un respeto al deporte en todos sus ámbitos. Se respeta a jugadores, entrenadores y, por qué no, a los árbitros. Es la primera vez que lo recibe un colegiado. Es un paso muy importante para todo mi colectivo".

Arteaga hace un repaso de estos días tan especiales, donde se siente en una nube mientras sigue su vida rodando al lado de las canastas. Así se expresa en entrevista que tiene como escenario el Gran Canaria Arena:

Me acordé de mis padres

"Al recibir la noticia vinieron a mi mente mis padres. Fallecieron hace menos de un año y se habrían sentido orgullosos de ver hasta dónde ha llegado su hijo, en su ciudad. Lo estarán viendo ... seguro. He estado en todos los continentes menos Oceanía, y no lo pienso visitar porque estoy cansado de los viajes y está muy lejos, pero he presumido de mi isla, de mi gente y de mi entorno. Esta es una manera más de saborear lo que he divulgado de mi ciudad y, a la vez, que me devuelva por lo que he hecho a nivel deportivo y por lo que mostré de dónde he venido. Salí del barrio de Escaleritas, me crié allí y luego empecé a viajar por el Planeta"

Cuando no me vean en una cancha ...

"Me veo para seguir arbitrando. Soy muy honesto conmigo mismo, con todo lo que he hecho en mi vida. Si no me ven es porque ya decidí dejarlo. Me siento preparado, en especial mentalmente, que es fundamental para seguir arbitrando"

Mi partido, la final que no pité

"Como hombre del deporte, el partido que tengo en mente siempre es la final del Mundial de Japón ... que no la dirigí porque España ganó la medalla de oro. Porque soy una persona de baloncesto. Es el partido más importante que he visto, estaba allí en primera línea, cuando jugamos contra Grecia y vencimos. Tuve la suerte de dirigir el encuentro por el bronce de ese Mundial. Para España fue todo un éxito porque su equipo recibió la medalla de oro y su representante arbitral dirigió el de la medalla de bronce. Ese es el momento más importante que marca mi trayectoria internacional"

Las finales que soñé

"También tengo presente, como hitos personales, el haber pitado la medalla de bronce de los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y la final del Mundial de Turquía, porque son momentos muy importantes en mi carrera. Soñé en llegar alguna vez a eventos así y al final, cuando tocas el parqué al salir a la pista, sientes que has llegado. Lo he conseguido"

Lamónica, el otro yo

"En todas estas finales siempre estuve con un árbitro, con el que guardo además una gran amistad, que es el italiano Luigi Lamónica. Con él en Turquía, en la final del Campeonato de Europa en Eslovenia, ... Son muchas vivencias, campeonatos; es mucho tiempo juntos fuera de nuestras casas y, sobre todo, una empatía personal en nuestra relación más allá del baloncesto"

Lo que hubo detrás del Gran Canaria Arena

"Sí, existe vértigo hasta dónde ha llegado el baloncesto en Gran Canaria. Pero lo veía venir. Se han hecho muchas cosas bien. El Gran Canaria Arena era una necesidad, una instalación adecuada para seguir creciendo. Muchas personas creímos en ello, luchamos por ello. Sé cómo empezó la creación de este pabellón (señala el lugar donde se realiza la entrevista). Lo digo con orgullo, porque estuve detrás de este logro. Hubo personas que hablaron con el presidente de entonces de la Federación Española de Baloncesto (José Luis Sáez) para poder crearse gracias al Mundial. Yo estaba en la comisión delegada y empujé al presidente a tomar una decisión. Porque si Gran Canaria no es sede del Mundial, este pabellón no se habría construido. O habría sido más difícil de crearla. La cabeza de todo esto fue Luis Ibarra (consejero insular en la época). Pero en su día, Sáez relató que quien le había convencido para que tuviésemos una sede Mundial fue Juan Carlos Arteaga. Por eso me siento muy orgulloso, de haber contribuido a que esos pasos se dieran. Nuestro baloncesto ha crecido mucho y ojalá lo siga haciendo. El deporte de la canasta tiene mucho que dar todavía a la isla de Gran Canaria y mucho que ofrecer"

Lo que le dijo Sáez

"La gente de aquí le animó, pero quien entre comillas "le engañó" fui yo. El otro día estuve cenando con él (Sáez) y me dijo: "la gente no sabe por qué se han hecho las cosas". Cuando me concedieron el honor de convertirme en Hijo Predilecto de la ciudad, el propio Sáez me llamó para decirme "te lo mereces. Tú tienes parte de culpa de que se construyera el Gran Canaria Arena".

El O2 de Berlín y el Arena de Gran Canaria

"Esta instalación, el Gran Canaria Arena, es a nivel europeo de las mejores que existe. Para mí, que he visitado muchísimas en Europa, considero que sólo el O2 de Berlín. Lo podemos decir con orgullo: no hay pabellones de la calidad de la nuestra. Estas dos, nada más. Estamos a la altura de las instalaciones de Estados Unidos, con una capacidad aún menor. Pero para nosotros esta cifra es suficiente, con 11.000 personas en las gradas. No necesitamos recintos de 60.000 o 70.000 personas como tienen allí. Pero el resto de la infraestructura ... con creces a ese nivel. El vídeo marcador, traído de allá, es de primer orden. El parqué, igual; es idéntico a los de la NBA o Liga universitaria. Lo más importante lo tenemos"

La inspiración: Chuchi Arencibia

"Siempre me inspiró en mi juventud alguien que era muy especial, por su carácter: Jesús León Arencibia, Chuchi. Era árbitro nacido en Gran Canaria pero se fue a Tenerife junto a sus hermanos, ocho creo, para poder estudiar una carrera. Su padre era funcionario y logró que sus ocho hijos estudiaran una carrera. Chuchi siempre me marcó desde mis inicios, como árbitro y su personalidad. Fue número uno en nuestro país. Curiosamente fue un colegiado que se retiró muy pronto, con 33 o 34 años, lo dejó en el momento en que los árbitros comienzan a ascender. Con 18 años de edad estaba pitando una final de la Liga ACB, algo impensable hoy en día"

El respeto con los jugadores ha sido mutuo

"Sinceramente, sí: los jugadores me han respetado. El respeto se lo va ganando el colegiado. El respeto no se impone. Se conquista con la manera de actuar, con el respeto también que le brinda el árbitro al deportista. Se lo repito muchísimo a los jóvenes colegas: El respeto ha de ser mutuo, el que das lo recibirás. Cuando trabajas con honestidad y la gente lo ve, te empiezan a considerar. Otra cosa no he hecho, pero sí trabajar muy duro para llegar hasta donde hice"

Drazen Petrovic, el más difícil

"Muchos, muchos ... los jugadores son difíciles de dirigir. Porque todos quieren ganar. En concreto hubo un jugador muy complicado entre los que arbitré: fue Petrovic (Drazen). Fue un gran baloncestista, un líder, ... Con el paso del tiempo, llegó a la NBA y jugaba con el 3, el mismo número que mi dorsal. Lo digo porque como jugador admiré mucho a Drazen y me acuerdo de todos esos detalles. Pero era muy complicado dirigirle. Sin embargo, fui a Estados Unidos y acudí a verle en un partido. Ese día me sorprendió porque, antes de iniciar el calentamiento, se dio cuenta que yo estaba en las gradas. Se acordó y subió las escaleras para darme un abrazo. Eso significa que en la cancha cada uno lucha por lo suyo, pero luego queda otra cosa que hay que saber diferencia. Eso es lo que hace grande al deporte y sus protagonistas".

Los que me enseñaron

"He aprendido también mucho de los jugadores, muchas cosas. Entrené a Berni Hernández, por ejemplo, y él me enseñaba. Aprendí de ellos e, incluso, a rectificar. Carlos Jiménez, Nacho Rodríguez, Ismael Santos, Galilea, ... y muchos más me ayudaron a ser mejor, aprendí de ellos"

El mundo frío de los técnicos

"¿Los técnicos?. Es una comunicación diferente. El entrenador es más frío, pero de ellos el árbitro aprende también"

La del Gran Canaria, una afición señorial

"A la afición del Gran Canaria la respeto mucho. El día de mi homenaje demostró su grandeza. Muchos compañeros y amigos del exterior me dijeron: "Juan Carlos, ¡qué envidia!. Un pabellón te ha ovacionado. Eso no pasa en cualquier sitio para un colegiado. Ese cariño hacia la gente de mi tierra es mutuo. Hay aficiones muy buenas para el baloncesto, como la de Vitoria, Málaga o la de Estudiantes, porque son aficiones de baloncesto en realidad"

Sabe mucho de baloncesto

"La afición del Gran Canaria sabe mucho de baloncesto. Ha aprendido porque lleva ya tiempo en él. Cuando empezamos, no era así. Pero ahora sabe y, lo mejor: reconoce cuando el otro equipo es mejor. Ahí está la demostración de por qué se le considera en todo el país" (...) "Esta ciudad y la isla es de la Unión Deportiva Las Palmas. Todos la llevamos en el corazón. El baloncesto se seguía entonces por algunos, los que lo practicábamos o lo conocíamos de algo. Pero la gente se ido enganchando poco a poco. Al Centro Insular iban de 3.000 a 3.500. Aquí ya son 7.000 u 8.000 personas de media. La gente se ha hecho de baloncesto, es una afición madura en la élite"

Asentado en la élite

"El Gran Canaria de baloncesto está muy asentado en la élite. La señal más clara es que son los jugadores del exterior los que ya desean venir a la isla. No duda en fichar por el Gran Canaria. La cantera es quizá una deuda. Me gustaría ver jugadores canarios actuando en el primer equipo"

La cantera del arbitraje ahora va mal

"La cantera del arbitraje grancanario está en manos de su federación. Es una deuda que está pendiente. Me gusta hablar claro. No hay cosas que me gustan de las que se hacen. Hay jóvenes árbitros pero no van en la línea correcta, por culpa de los que le dirigen. Cuando la política o las cuestiones personales entran a la hora de tomar decisiones, se estropean los proyectos. El caso es que yo llevaba el arbitraje aquí (de formación) y me invitaron a marcharme. Fue un error, no por mi caso en particular. Sino porque creo que tengo muchas cosas que enseñar a los que empiezan. Estoy ahora enseñando a los nuevos árbitros de Tenerife. Aquí han tenido más influencia los aspectos personales que el interés general del arbitraje. Lo hacía gratis aquí, pero los nuevos gestores me han invitado a marcharme. Mis conocimientos los estoy brindando donde me aceptan, donde me quieren y ponen las herramientas necesarias. El problema es que tengo vocación por enseñar y por eso lo hago en Tenerife. Me apena cómo están los árbitros en Gran Canaria porque ellos mismos me dicen que no se está trabajando en una línea correcta. El problema es que cuando se dan pasos hacia atrás, es complicado volver a recuperar el terreno perdido. Cuesta mucho"

Miguelo abarca muchos ámbitos

"En la vida todo es posible. No me puede sorprender que un árbitro sea presidente de un club de la ACB. Sobran palabras para hablar de Miguelo Betancor. Todos lo conocemos, abarca muchos ámbitos. Como dirigente ya estuvo en FIBA; no sólo abarca el tema arbitral. Hay que dejarle trabajar. No se puede valorar todo lo que acaba de hacer este año. Se encontró un club hecho, con una infraestructura. Con los años podremos saber todos sus logros"

  • Publicidad