Publicidad
Publicidad

89-78: El Gran Canaria profundiza en su propia jungla

El equipo de Luis Casimiro sufre un bajón en el tercer cuarto (30-17) y firma ante el Unicaja su cuarta derrota consecutiva en la Liga ACB

  • CBGC CRóNICAS
  • 15/10/2016 - 17:37
O'Neale anota un contragolpe, lanzado por McCalebb en una acción de la primera parte (ACB Photos)

B. Pérez

Cuarto encuentro en la Liga ACB, cuarta derrota (89-78). El Herbalife Gran Canaria sigue sin reacción en el torneo nacional. Esta vez en Málaga, donde el Unicaja reventó el partido en el maldito tercer cuarto, la sección del encuentro donde el conjunto de Luis Casimiro cedió otra vez todas sus aspiraciones. Ocurrió a través de un parcial 30-17, que hacía añicos un encuentro muy igualado hasta ese momento y en el que los amarillos llegaron a dominar con siete de ventaja.

Pero el Gran Canaria sigue penalizando sus problemas en el rebote y las pérdidas. Ejercieron como verdugos de los grancanarios el serbio Nedovic (23 puntos) y Daniel Díez (15), cuyas acciones levantaron al público del Martín Carpena. El encuentro acabó como festival para los jugadores andaluces ante un rival que sigue profundizando en su propia jungla después del éxito de la Supercopa.

Primero, igualdad

Impulsado por el aroma que trajo la Eurocup con el partido ante el Cedevita, el Gran Canaria pareció otro desde el inicio en Málaga. Y no era un partido fácil para introducirse en él. Pero el equipo de Luis Casimiro encaró un toma y daca desde el comienzo con los andaluces.

El Gran Canaria desarrolló mejor su defensa en el primer tiempo, aunque algunas imprecisiones en el cierre de rebote le daban cierta ventaja a los grandes del Unicaja. Además, 7 pérdidas de balón visitantes en los primeros 20 minutos dieron algunas acciones fáciles de ataque a los malagueños. Aún así, las ventajas en el marcador se fueron repartiendo desde el comienzo.

El mejor parcial de los amarillos fue 0-7, tras el empate a 20. Fue un instante en que pareció que el partido podría quebrarse, pero el Unicaja recompuso la situación para voltear el encuentro antes del descanso con acciones cabeza a cabeza y una mínima renta local 37-36.

Pero llegó la maldición

Al descanso, el entrenador del club insular no ocultaba su desazón por el número de rebotes concedidos al equipo rival, que en su opinión habrían abortado la diferencia a favor del equipo visitante. Pero lo cierto es que no del todo se corregía ese casillero estadístico, con problemas añadidos pronto de la cuarta falta de O'Neale y con Planinic ajustado en su tercera.

La maldición del tercer cuarto comenzó a fraguarse tras unos primeros minutos de incertidumbre del Gran Canaria. Díez apoyado por el inspirado Nedovic llevaban a su equipo a la primera ventaja importante del partido (51-40), activando las señales de alarma en el banquillo de Casimiro.
El dúo Nedovic (10 puntos en el tercer cuarto)-Díez (8) desplegó lo mejor del Unicaja en esta etapa del partido, con una máxima renta de 14 puntos, justo cuando se terminaba el parcial (67-53).

El Gran Canaria se veía obligado a una remontada excepcional en la recta final del partido. Era una carrera contra el tiempo que no iba a poder superar, porque ya el equipo de Joan Plaza estaba cómodo en la cancha y había tomado el pulso a las principales facetas del juego que declinaban el marcador a su favor ante un rival que intentó muchas cosas pero acertó pocas.

Alineaciones:

Unicaja: Nedovic (23), Lafayette (13), Waczynski, Carlos Suárez, Musli (8) -inicial-, Okouo, Fogg (5), Alberto Díaz (5), Daniel Díez (15), Smith (8), Brooks (6) y Ndiaye (4)

Herbalife Gran Canaria: Oliver (11), Kuric (13), Hendrix (6), O'Neale (2), Báez (6) -inicial-, Planinic (3), McCalebb (12), Salin (3), Pasecniks (3), Paulí (2), Rabaseda (9) y Aguilar (8)

Parciales: 18-20, 37-36, descanso, 67-53 y 89-78, final.

Partido de la cuarta jornada en la Liga ACB disputado en el pabellón Martín Carpena de Málaga.