Publicidad
Publicidad

NIZHNY N, 80-GRAN CANARIA, 106

Las penas se quedan en Rusia

El Gran Canaria ofrece un ataque explosivo ante el Nizhny Novgorod para firmar su segunda victoria en la Eurocup y alejar de nuevo los fantasmas de mal comienzo en la ACB

  • CBGC CRóNICAS
  • 18/10/2016 - 18:09
O'Neale, durante el encuentro de este martes en Rusia, ganado por el Gran Canaria (HGC)

B. Pérez

El Gran Canaria alivia sus penas en la Eurocup. Ocurrió antes ante el Cedevita croata en el Arena y este martes logró la segunda victoria en cancha del Niznhy Novgorod ruso (80-106), resultado que le permite mantenerse al frente del grupo A y tomar aire a su propia situación, generada por el 0-4 en la Liga ACB.

12 triples, 20 canastas cercanas y 30 tiros libres anotados (un 83,3%) explican el caudal ofensivo que el equipo mostró en este largo desplazamiento a rusia donde deja penas y toma fuerzas para ahora seguir el domingo frente al Fuenlabrada, en el Gran Canaria Arena.

La doble cara al inicio

El equipo de Luis Casimiro dominó por completo el partido, desde una primera parte en la que ya venía mostrando una doble cara: fluidez y eficiencia en ataque acompasado con algunas licencias defensivas. Por ello, su control lo realizaba sembrando dudas. Así, llegaba al descanso con un marcador muy alto a su favor (57), pero no dejaba que su rival acudiera con un marcador también elevado como perdedor (42).

El partido fue a tumba abierta desde el principio. El Gran Canaria tomó iniciativas ante un rival que tenía mucha movilidad con sus bajitos dinámicos, pero dejaba espacios para ser sorprendido. Sobre todo, cuando la presión le permitía a los visitantes algunos robos en momentos puntuales con canastas fáciles que abrían un claro hueco entre ambos equipos. En esa primera etapa del partido funcionaba especialmente el tiro exterior: 7 triples, algunos de mucho valor anímico como el de Eulis Báez sobre la bocina, para colocar un +15 al descanso con el 42-57.

En esos momentos, O'Neale era el dueño de la zona (10 puntos) mientras Salin y Kuric se repartían puntos desde el exterior minando la moral de los rusos. Su técnico Arturs Stalbergs, estalló en dos ocasiones enojado con sus jugadores, pidiendo tiempos muertos que no evitaron la debacle que se avecinaba.

Sólo unos minutos de duda ante la zona rusa

El Gran Canaria, sin embargo, fue fiel a sí mismo. Atravesó su calvario habitual en el tercer cuarto cuando una defensa zonal de los rusos le hizo perder en ataque la brújula. Nizhny empezó a recortar una diferencia que había sido de 20 puntos (42-62) para dejarla cerca de la decena con su mejor momento de la tarde. Pero fue sólo el coletazo del equipo local. Porque de nuevo el Gran Canaria paró el tiempo y tomó el pulso del encuentro, recuperando las pautas del partido que le habían llevado a controlarlo por completo.

La abundancia de faltas señaladas en la recta final convirtió el juego en interminable, porque la victoria del equipo isleño quedaba anticipada con más de diez minutos de la conclusión. Cuando a falta de cinco minutos Kuric colocaba la renta por encima de los 20 puntos (68-91) el equipo ruso y sus seguidores se desplomaron por completo. Y la tensión de los amarillos al fin desapareció de sus rostros.

Alineaciones:

80 Zizhny Novgorod: Boynton (8), Kane (21), Vene (14), Popov (3), Gubanov (7) -inicial-, Gudumak (4), Zhbanov (-), Uzinskii (3), Strebkov (10), Zverev (6) y Jakovics (4)

106 Herbalife Gran Canaria: McCalebb (11), Salin (8), O'Neale (12), Báez (19), Hendrix (11) -inicial-, Oliver (-), Planinic (8), Pasecniks (1), Rabaseda (-), Kuric (20), Aguilar (11) y Paulí (5)

Parciales: 24-36, 42-57, descanso, 61-78 y 80-106

Arbitros: Papapetru (Grecia), Juras (Serbia) y Laurinavicius (Lituania). Eliminado Popov (31) y Strebkov (36), además de Planinic (37).

Partido correspondiente al grupo A de la Eurocup, fase previa, disputado en el Pabellón del Nizhny Novgorod ante 1.500 personas.