Publicidad
Publicidad

97-87: El Gran Canaria sucumbe ante un Ulm kamikaze

El acierto en el tiro exterior germano en el último cuarto desarman las opciones de victoria isleñas, en un partido plagado de intermitencias en el marcador

  • CBGC CRóNICAS
  • 25/10/2017 - 19:21
Eulis Báez (C. Torres)

B. Pérez

Segunda derrota consecutiva del Gran Canaria en la Eurocup, fase previa (97-87). Los jugadores de Luis Casimiro ofrecieron un partido intermitente, con fragilidad defensiva para frenar a los excelentes tiradores alemanes. En esta faceta resultó letal en el último cuarto el base Per Guenther, con triples y tiros libres decisivos que noquearon cualquier esperanza de remontada de los amarillos.

El Gran Canaria tuvo sus momentos en el partido, que pareció encarrilar incluso en varias ocasiones. Pero la táctica arriesgada de los jugadores de Thorsten Leibenath les valió para sacar del encuentro a los isleños, que suman una victoria y dos pérdidas en las tres primeras jornadas de la fase regular.

Partido con repechones

Un par de repechones pero mucha igualdad presidió la primera parte del encuentro. El Gran Canaria fue quien se estiró al principio (11-19) pero tras el primer empate (26-26) el partido se fue a un toma y daca con aciertos y errores mutuos de manera abundante.

Al Ulm le mantenía el acierto en el juego de piernas de Ryan Thompson (12), al que no lograban controlar bien los distintos jugadores asignados. El Gran Canaria, en cambio, vivía de sus momentos intermitentes en ataque. Oliver le daba más criterio al juego ofensivo, con sus 10 puntos, pero el resto no acaba de completar sus aportaciones en plenitud.

El equipo de Luis Casimiro firmaba otros veinte puntos sin buenos ajustes defensivos, que permitía al Ulm mantener su variedad en ataque en facetas asociadas con la velocidad en las transiciones.

El último espejismo

Hubo un espejismo en el inicio de la segunda parte, tras el descanso. El Gran Canaria consiguió cerrar el rebote en la zona y buenas decisiones ofensivas de Báez (5 puntos consecutivos) le llevaron a tener de nuevo una jugosa ventaja (45-53) en el inicio del tercer cuarto.

Parecía todo encarrilado pero el comportamiento kamikaze del Ratiopharm Ulm volvió a dar resultado. Varios triples, robos y rápidas acciones de los alemanes colocaron un parcial 13-0 y el volteo de los acontecimientos (58-53).

El equipo germano se creció y al Gran Canaria se le atragantó ese juego, aunque el cierre del cuarto pudo ser más apretado si Pasecniks no malogra dos tiros libres (68-65).

El pivot letón, precisamente, propiciaría el que podría haber sido definitivo arranque del Gran Canaria. Bajo tableros volvió a expresar su poderío y del 69-65 el partido pasó a 69-74, con varias canastas suyas, un triple de Eriksson y un mate tras robo de Paulí.

Sin embargo, el Ulm logró rehacerse del golpe tras tiempo muerto para luego anotar un parcial 8-0 y volver a ponerse en ventaja en un partido que no bajaba el pistón (77-74). Casimiro tuvo que detener el juego a 4 minutos del final.

Un nuevo triple del local Gunther levantó las alarmas por completo (80-74), porque el Gran Canaria no encontraba la fórmula para detener un ataque con tanto abanico. Para entonces ya el Gran Canaria tenía que jugar a contrarreloj. Eriksson anotó un triple muy lejano (82-78) pero Gunther, otra vez de lejos tras la enésima pérdida de Seeley acabó por dar la puntilla con otro triplazo, que repetiría unos segundos después para responder al último intento bombardero de Eriksson.

Alineaciones:

Ratiopharm Ulm: Guenther (21), Thompson (18), Akpinar (14), Butler (5), Fotu (3) -inicial- Ferner (0), Pape (0), Lewis (10), Toure (10) y Harangody (16)

Gran Canaria: Mekel (5), Seeley (10), Balvin (5), McKissic (0), Báez (9) -inicial- Oliver (10), Eriksson (24), Pasecniks (8), Paulí (6), Rabaseda (6) y Fischer (4)

Marcador cada diez minutos: 23-26, 43-44, descanso, 68-65 y 97-87, final.

Arbitros: Petek (Eslovenia), Rossi (Italia) y Rodsand (Noruega)