Publicidad
Publicidad

SUPERCOPA

El Gran Canaria devora al Madrid

73-64: Los amarillos defenderán el título de la Supercopa ante el Valencia tras dominar de principio a fin y con autoridad al conjunto blanco

  • CBGC CRóNICAS
  • 22/09/2017 - 20:47
Seeley, en una acción de partido penetrando ante Taylor (C. Torres)

Juan Pedro Borrego

El Gran Canaria devora al Real Madrid y se mete en la segunda final consecutiva de la Supercopa. En un partido igualado el vigente campeón siempre fue por delante y se ganó el derecho a la defensa del título ante el Valencia, que había dejado KO en la semifinal ante el Unicaja (83-78). Con un sólo base, Doncic a medio gas y la lesión de Felipe Reyes para los madridistas, el Herbalife, ambicioso e inteligente, hizo sus deberes, repartiendo bien los minutos y llegando con más frescura a un final de partido en el que el Madrid apuró al máximo sus opciones, pero disueltas por completo por un voraz Gran Canaria.

Aunque suya no fue la primera ventaja del encuentro, el Gran Canaria se presentó en la semifinal ante el Real Madrid con una energía notable, amparándose en una variedad ofensiva en la que participaban todos los jugadores de pista. El primer tiempo fue completamente suyo, de cabo a rabo. Su tiro exterior fue demoledor, especialmente en los cuatro primeros minutos (Báez, McKissis y Seeley), generando la primera brecha en el marcador 11-5.

El equipo de Casimiro había salido sin complejos, con una embestida en toda regla. La brecha acabó siendo de nueve puntos en el primer periodo (37-28), distancia que supo conservar desde durante muchos minutos, a pesar de que Pablo Laso las vio venir y no esperó a terminar el primer cuarto para sacar de banquillo a Doncic. El esloveno, con sus problemas de tobillo, tiró de su equipo porque Campazzo no daba con la tecla para frenar las buenas coordinaciones ofensivas de Oliver y, especialmente, el hebreo Mekel.

El Gran Canaria tuvo en el tiro exterior su arma con más aristas en esos 20 primeros minutos. Anotó siete triples (dos Seeley, además de Báez, McKissis, Paulí, Báez y Aguilar). El mejor recurso de los madridista estaba por dentro, donde Ayón metía físico y experiencia para ganar algunos balones importantes y liderar las anotaciones de su equipo (9) bajo tablero.


Gran Canaria empezó el tercer cuarto intimidador. Con una gran defensa, secó al Madrid y disparó su renta a los 13 puntos (41-28) en menos de 3 minutos, y que se llevó a más cuando McKissic sacó su fusil (46-30). Y en eso que llegó un ligero bloqueo ofensivo de los de Casimiro, pero sin perder de vista la retaguardia para impedir que el rival se acercara ni siquiera a dejar la diferencia en un sólo dígito.

El Madrid tenía que agotar sus naves. Lasso le daba las riendas a Carroll y a Doncic ante el agotamiento de su único base, Facu Campazzo. Paulí cerró bien a la joven estrella eslovena, incluso le anotaba 'in his face', pero era el escolta estadounidense quien sacaba las castañas del fuego a los blancos antes de que se llegara a la conclusión del tercer cuarto (51-39).

Pero el Granca mantuvo el tipo, y lejos de caer en depresión, arreó con contundencia y a la contra volvió a unos quince puntos de renta (59-44), que sabían casi a sentencia de no ser porque enfrente estaba el Madrid co dos recientes campeones de Europa en sus filas. Pero no fueron ellos sino el acierto triple de Thompkins, quien volvió a meter a los blancos en la disputa del triunfo (59-54).

Los amarillos necesitaban echar nueva leña al partido. Casimiro devolvió a la pista a su mejor quinteto, y desde entonces, su máquina fue demoledora para un agotado Madrid.

Alineaciones:

73. Herbalife Gran Canaria (24+13+14+22): Oliver (-), Báez (8), Pasecniks (11), DJ Seeley (6) y McKissic (8), equipo inicial, Fischer (10), Aguilar (3), Rabaseda (2), Pauli (8), Balvin (2), Mekel (11) y Eriksson (4).

64. Real Madrid (17+11+11+25): Campazzo (3), Fernández (-), Ayón (17), Reyes (-) y Taylor (4), equipo inicial, Randolph (2), Carroll (14), Thomkins (10), Kuzmic (4), Caseur (4) y Doncic (6).

Árbitros: Miguel Ángel Pérez Pérez, Carlos Cortés y Jordi Aliaga.

Incidencias: 9.386 espectadores acudieron hoy al Gran Canaria Arena para ver la segunda semifinal de la Supercopa Endesa de baloncesto. Se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento de una mujer en el incendio forestal que sufre la isla desde el pasado miércoles.